La gestión de color durante el revelado (I)

La gestión de color es una pesadilla para muchos fotógrafos. En mis clases muchos confiesan que es algo que desconocen totalmente. Durante esta semana en FERFOTOblog estoy explicando este tema para que deje de ser una asignatura pendiente. Hoy voy a hablar sobre cómo aplicarla en el momento del revelado.

La gestión del color depende de muchos factores: la cámara (como ya vimos ayer), el monitor que tengamos, el laboratorio al que vayamos o la impresora y tintas que tengamos. No es fácil, desde luego, llegar a la perfección, pero sí que podemos señalar los hitos del camino más importantes.

Y no podemos olvidar algo que es fundamental. Con un buen monitor todo es más fácil. Y quien tiene uno bueno debería comprarse también un calibrador de calidad. Así será todo será más sencillo, aunque más caro.

La gestión de color en Adobe Photoshop

Cuando trabajamos con este programa, tenemos muchas opciones para configurar el tema que tenemos entre manos. Lo primero es preparar correctamente la ventana Ajustes de color. Si la dejamos como viene de fábrica no tendremos buenos resultados. Hay muchas teorías sobre este tema, y pocos autores parecen estar de acuerdo. En cada libro que he leído sobre el tema proponen opciones distintas. Y todas deben ser válidas. Por lo que he llegado a la conclusión que hay que experimentar para conseguir los resultados que necesitamos.

Cuadro Ajustes de color
Cuadro Ajustes de color

La configuración que veis es la que utilizo, y puedo decir que me da buenos resultados. No quiere decir que por hacerlo igual todas vuestras fotos tendrán una buena y lógica reproducción del color maravilloso, pero es el punto de partida para conseguirlo. En otros artículos he comentado otros aspectos, por lo que os remito a ellos para encontrar más información.

Y en algún momento escribiré el artículo definitivo analizando qué pasa cuando activamos o quitamos algunas de las muchas opciones que tiene esta ventana. Pero tenéis que saber que lo que pongamos sólo sirve como referencia, muchas veces no es determinante. Aunque es importante que el espacio de trabajo RGB esté relacionado con el espacio de trabajo Gris… Bueno, estas historias irán para otro artículo.

Configuración en Adobe Camera RAW

Me imagino que todos los que leeréis este artículo trabajáis vuestras fotos jpeg o RAW con este plugin, que no programa, dada su versatilidad y facilidad de uso.

Una de las cosas más importantes que hay que hacer antes de empezar a revelar es configurar las Opciones de flujo de trabajo para realizar un buen revelado. Yo voy a contaros cómo lo tengo, y no quiero decir que sea la única, ni que sea la mejor. Simplemente es la que me funciona.

Ajuste de color ACR
Ajuste de color ACR

Después de muchas pruebas, comprarme un buen monitor y tenerlo calibrado, trabajo de la siguiente forma con la nueva versión de Photoshop, que ha cambiado sustancialmente:

  1. En Espacio de color elijo ProPhoto RGB. El motivo es sencillo. Tengo un buen monitor, todas mis fotos están en RAW, y quiero tener la mayor información posible de color. En fotografía digital siempre es preferible ir de más a menos que ir al revés. En el caso de no estar seguros de nuestro monitor o trabajar en jpeg considero que no tiene sentido un espacio tan amplio, pues depende del espacio de color que hayamos elegido en la cámara, y nunca será mayor que el Adobe RGB (1998). Por lo tanto este sería el que escogería en caso de trabajar con archivos jpeg. Y es verdad que en los últimos meses, después de una conversación en Espacio RAW, me estoy planteando volver a este espacio.
  2. Siempre, eso sí, con una profundidad de 16 bits/canal. Aunque trabajemos con un espacio reducido, quiero tener la mayor cantidad de información que puede ofrecer.
  3. En el caso de elegir un perfil de salida, algo que en este momento no le veo sentido, pues siempre tendrá menos información, hay que seleccionar un Propósito adecuado. ¿Cuál? Es muy sencillo. Si la fotografía tiene muchos colores, o muchos matices de un color (sobre esto hay mucho que discutir) seleccionaría siempre Perceptual. En los demás casos me conformaría con Relativo.

Cómo terminar la fotografía

Si pasamos la fotografía a Adobe Photoshop para darle los últimos retoques, o para prepararla para enfocar, se abrirá en el espacio de trabajo que hayamos elegido en ACR.

Cuando decidamos guardarla, respetaremos siempre ese espacio y almacenaremos el archivo en nuestro disco duro en formato TIFF. Cuando decidamos qué hacer con dicha fotografía, tendremos que vigilar muy de cerca la gestión de color del mismo, sobre todo si no queremos sorpresas:

  1. Lo primero siempre es duplicar el archivo para quedarnos con la copia maestra en Imagen>Duplicar.
  2. Ahora todo depende del destino final. En la ventana Edición>Convertir en perfil podemos cambiar el color en función de dónde acabe. Los tres recuadros de Opciones de conversión siempre marcados.
    1. Si la vamos a publicar en internet siempre la pasaremos a sRGB en Espacio de destino, con el Motor Adobe y el Propósito en función de lo que hemos señalado antes.
    2. Si la vamos a imprimir en el laboratorio de la esquina, el barato del barrio, haremos exactamente lo mismo que en el punto anterior.
    3. Y si lo llevamos a un laboratorio de referencia no haría ninguna conversión y respetaría el trabajo de los profesionales, pues cada laboratorio trabaja a su manera.

En otro artículo veremos más cosas de este tema y nos centraremos en Adobe Lightroom, donde también podemos hacer gestión de color durante el revelado aunque mucha gente no lo sepa.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.