Asesinato Kennedy

Sobre las imágenes del asesinato de Kennedy

En el mes de noviembre que acaba de terminar se cumplieron 51 años del asesinato del presidente Kennedy. De aquel momento solo quedan dos o tres películas, una historia trágica y miles de especulaciones acerca de cómo pudo pasar. Lo único que se puede hacer es ver una y otra vez los fotogramas de Zapruder, e imaginar mil historias con las imágenes del asesinato de Kennedy.

El asesinato de Kennedy, uno de los más famosos de la historia, fue grabado por un empresario que estaba probando su flamante y moderna cámara de super8, la Bell&Howell 414PD. La película muda dura 26 escasos segundos.

Es la película de aficionado que más veces se ha estudiado y analizado para intentar descubrir qué pasó realmente. Fue hace medio siglo, y los miles de asistentes no tenían, evidentemente, los medios para grabar la llegada de su presidente a la ciudad.

Los actos populares hace medio año

Esto es lo primero que nos puede llamar la atención. Un acto como la visita del presidente a Dallas no estaba siendo grabado por ninguna televisión local, o al menos no con tantos medios como se puede grabar hoy la inauguración de un supermercado por cuatro concejales de una ciudad pequeña.

Además, hoy es posible que todos los asistentes lleven su teléfono móvil listo para grabar y enviar a las redes sociales cualquier desliz durante el acto. Y encima todas las cámaras de seguridad de las tiendas y de las calles grabarían cada segundo de cualquier acontecimiento, como sucedió recientemente en el atentado del maratón de Boston.

Es una prueba más de lo que ha supuesto la imagen, ya sea estática o en movimiento, en la sociedad actual. Muchas historias oscuras se están resolviendo gracias a los vídeos o a lo que se ha dado por llamar periodismo ciudadano. Y la película de Zapruder es la primera vez que una imagen de un aficionado desvela más incógnitas que los medios oficiales.

Porque además de la película de Zapruder y su fatídico fotograma 313 existen, por lo menos, otras dos grabaciones conocidas como la Towner y la Hughes, además de otras fotografías y filmaciones que entran dentro de la teoría de la conspiración. Si el asesinato hubiera sido hoy, todo se resolvería más fácilmente, o entraríamos de lleno en la paranoia de JFK, la película de Oliver Stone.

Las imágenes del asesinato de Kennedy

Life compró uno de las tres copias que se sacaron de la película Kodak original (qué tiempos aquellos en los que la imagen dependía de la hoy extinta Kodak).

En su revista sacaron fotogramas de la secuencia de Zapruder, que se convirtieron en una de las imágenes icónicas del sXX. Era la primera vez que la fotografía de un aficionado copaba todas las portadas. Desde entonces la televisión fue tomando más protagonismo para informar. El funeral de Kennedy fue la primera retransmisión en directo durante todo un día, por ejemplo.

Asesinato de Kennedy
Revista Life

Pero el vídeo de Zapruder se dividió en fotogramas para ver con todo lujo de detalles lo que pasó en aquellos momentos. El problema es la baja calidad del formato super8, que los más talluditos relacionamos con nuestra infancia y nos gusta, pero con una calidad de imagen espantosa. No hay detalle por culpa del grano, eso sin contar la sobrexposición y la trepidación. Aún así, es la única información clara que muestra cómo ocurrió el magnicidio.

Un fotograma de super8 mide 4,22 x 5,63 mm (23,76 mm2). Es realmente pequeño, igual que el de una compacta o un teléfono móvil de gama media. Se entiende que el detalle no puede ser muy alto, aunque las condiciones sean totalmente favorables. Quizás esta falta de calidad sea parte de su encanto, si atendemos al renacimiento que esta viviendo este sistema que se vio absorbido por el vídeo.

Con motivo del 50 aniversario y para aclarar de una vez por todas lo que pasó, estos fotogramas han sido digitalizados con los medios más modernos con la intención de pasarlos a alta definición. Las imágenes están más definidas, pero las dudas siguen existiendo. Se puede llegar a ver que el primer disparo falló su objetivo porque presuntamente atravesó la chapa de un semáforo.

La cámara de Zapruder tiembla. De hecho, según confesó, no volvió a coger una cámara en su vida y tenía pesadillas constantes por las noches. Un cámara que se vio sobrepasado por lo que grabó.

¿Y dónde estaban los profesionales?

De aquel día, prácticamente sólo hay grabaciones y fotos de los ciudadanos, pero muy pocas de fotógrafos profesionales. James W. Altgens, que trabajaba distribuyendo las fotos de una agencia, fue ese día con la intención de sacar fotos de la visita por mera afición. Era un aficionado avanzado al que la policía le dejó quedarse en el estacionamiento del Texas School Book Depository.

Asesinato de Kennedy
Foto de James William «Ike» Altgens

Todos los fotógrafos profesionales estaban en un autobús que seguía a la comitiva, y pensaba saludarles cuando pasaran. En cuanto el coche presidencial entró en la Elm Street, él se puso a disparar con la idea fugaz de conseguir alguna portada. Lo que no podía imaginar es que otro estaba disparando, con distinta intención, al mismo objetivo.

Vivió en primera línea toda la secuencia, pero se quedó paralizado. Sólo pudo volver a hacer una fotografía cuando la mujer del presidente intentaba proteger el cuerpo inerte de su marido junto con un guardaespaldas. Esa foto le valió un World Press Photo. Sus compañeros se burlaron de su falta de profesionalidad. Pero es que él no era una fotógrafo.

¿Pero quién mató al presidente?

Las dudas siempre estarán ahí. Y si te pones a leer las teorías te puedes volver un conspiranoico en toda regla. Es un hecho que cambió la historia, un momento que perdura como una de las imágenes más vistas de la historia. Unos segundos que sólo registraron unos pocos aficionados y que nos hacen dudar.

Siempre estarán ahí la niña que corre, la mujer del pañuelo que graba la escena pero de la que nunca se supo nada, el hombre del paraguas, la sombra del asesino en el edificio…

Un aficionado nunca puede suplir el papel de un profesional en cuanto calidad y medios, pero siempre estará ahí donde el fotógrafo no esté. Seguro que si la toma fuera de un profesional no habría tantas dudas. Seguro.

Siempre que tenga buenos medios, podrá cumplir perfectamente como informador. La fotografía (no hay que olvidar que este vídeo siempre se observa fotograma a fotograma) es el mejor medio que existe para aclarar dudas, y en este caso es a lo que se agarra todo el mundo.

0 comentarios sobre “Sobre las imágenes del asesinato de Kennedy”

  1. Que no era de super 8 ! Las camaras de super 8 se cargan por detras o por el lado derecho siempre. Las de formato normal 8 llamado doble 8 se cargan siempre por el lado izquierdo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.