Flujo de trabajo

Tres cosas que agilizan tu flujo de trabajo

Estar horas delante del ordenador puede ser aburrido, pero si conseguimos agilizar nuestro flujo de trabajo, el tiempo pasará más deprisa y podremos hacer más cosas, como salir a disparar fotos. He aquí algunos consejos realmente útiles.

Siempre he recomendado pasar más tiempo detrás de la cámara que delante del ordenador. Estas tres cosas acelerarán nuestra productividad y nos permitirán invertir la dinámica del mundo digital, según la cual el fotógrafo pasa más tiempo frente a la pantalla que haciendo fotos.

Las previsualizaciones de Lightroom

Cuando importamos nuestras fotografías a Lightroom en la ventana de Importación, una de las opciones que tenemos que elegir es el tamaño de las previsualizaciones. Y esto supone un pequeño lío para la mayoría de los usuarios.

Con un catálogo exagerado de 100.000 fotografías y creciendo he podido probar todas las opciones en este aspecto. Hay cuatro en total: Mínima, Incrustadas y archivos sidecar, Estándar y 1:1.

Flujo de trabajo
Ventana de importación

Si queremos ir rápido, Mínima es la opción por defecto y la que recomiendo siempre y cuando nuestro ordenador sea potente. La importación es muy rápida y el propio programa generará las de tamaño real cuando así lo requiramos en el módulo Revelar. Sería muy interesante, si escogemos esta opción, que el disco duro sonde tengamos los archivos sea rápido.

Si nuestro ordenador es de gama media, entonces recomiendo 1:1, para que el trabajo sea más rápido. Eso sí, el catálogo será más grande y la importación mucho más lenta. Pero no tendremos que esperar a que se formen las previsualizaciones del programa.

Preferencias óptimas en Adobe Photoshop

El cuadro de Preferencias es otro de los grandes ignorados del programa. Muchos alumnos reconocen que jamás han abierto esta ventana y os puedo asegurar que con una buena configuración lograremos que el programa vaya más rápido.

Para lograr nuestro propósito hay que modificar varias cosas que paso a enumerar a continuación:

Flujo de trabajo
Ventana de Preferencias
  1. En la pestaña Rendimiento, en Uso de la memoria, siempre le pongo que el programa utilice el 90% de la memoria RAM disponible. El programa irá más ágil. El problema surge queremos trabajar con varias aplicaciones a la vez. Pero es algo que no tiene sentido si queremos hacer las cosas bien. No tiene sentido estar en las redes sociales contestando a los amigos mientras estamos revelando fotos.
  2. Algo muy útil es subir los Estados de Historia en la misma pestaña. Por defecto está en 20, pero es algo muy limitado. Ahora se puede subir hasta 1000, pero 100 es un buen número para asegurar el rendimiento. Depende de la memoria RAM del equipo. Si no tienes mucha, ni se te ocurra subirlos.
  3. Photoshop usa el almacenamiento de imágenes en caché para redibujar más rápidamente las imágenes de alta resolución, por eso es otro factor a tener en cuenta. Si queremos ir rápido, que al fin y al cabo es por lo que estamos leyendo estas líneas, lo mejor es subir los Niveles de caché a 4 o más. Cuánto más pese el archivo más alto deberían ser. Lo ideal es situarlo en 5, siempre que trabajemos con cámaras de 20 Mp o más. Respecto al Tamaño de segmentos de caché (cantidad de datos en un momento dado) el valor por defecto (1024 k) responde perfectamente a nuestras necesidades más comunes, salvo que nos pasemos horas con los filtros de Desenfoque o Licuar.
  4. De nuevo en la misma pestaña, en la sección Discos de memoria virtual, conviene señalar un disco de memoria interno donde no esté alojado el programa. Si además es SSD, la rapidez empieza a notarse. Y voy en serio.

Trabajar con versiones reducidas de los RAW

Este truco, muy poco conocido, viene en uno de los libros de José María Mellado, y nos puede ayudar a ahorrar tiempo si nuestro ordenador es lento o las pretensiones con nuestra foto son altas, es decir, vamos a hacer muchas capas. Mirad los pasos a seguir:

  1. Abrimos la fotografía en ACR y en Opciones de flujo de trabajo le bajamos la resolución a 6 Mp. Revelamos como hacemos habitualmente y pasamos el archivo a Photoshop, incluso como Objeto inteligente.
  2. Cuando terminemos el revelado completo lo dejamos abierto en Photoshop, y volvemos a abrir el mismo archivo desde Adobe Bridge o Adobe Lightroom con su resolución original. Lo pasamos a Photoshop como objeto inteligente.
  3. Como queremos que todas las capas que hemos creado en la versión baja sirvan para la versión completa vamos a interpolar ahora el archivo que hemos revelado a la misma resolución que el archivo original. Si nuestra foto tiene 4484 px en el lado mayor, ese el tamaño al que tenemos que interpolar el archivo reducido en Imagen>Tamaño de imagen.
  4. Y para finalizar tenemos que seleccionar todas las capas de ajuste que hayamos hecho en la versión reducida e interpolada y arrastrarlas al archivo con el tamaño nativo con la tecla Mayús pulsada, para evitar que no queden perfectamente colocadas.

Es un poco complicado, pero al trabajar de entrada con archivos pequeños, nuestro flujo de trabajo será mucho más rápido y podremos salir antes a hacer nuevas fotografías.

Un pensamiento sobre “Tres cosas que agilizan tu flujo de trabajo”

Deja un comentario