Resultado-capas-de-ajuste

Método de revelado con capas de ajuste

Después del éxito del artículo sobre el método de revelado de Juan Manuel Castro Prieto voy a describir cómo podemos trabajar con las capas de ajuste, un método que popularizó en España José María Mellado para el gran público pero conocido por muchos profesionales.

Para explicar este método trabajaré con Adobe Photoshop, pero se puede aplicar con cualquier otro programa que permita utilizar las capas de ajuste como GIMP, por poner el mejor ejemplo de software libre. Intentaré explicar uno a la semana, para que todos los lectores descubran los distintos métodos que utilizan los fotógrafos y encuentren el que más se adapte a sus necesidades. Como he adelantado, el que vamos a ver hoy lo popularizó en España José María Mellado con su ya famoso libro, aunque es tan antiguo como Photoshop.

Antes de empezar, debemos tener claro que cualquiera de estos flujos de trabajo no son en absoluto inamovibles, y que muchas veces se puede, y se debe, combinar uno con otro. Vamos a verlos en su forma primigenia para que entendamos todas sus virtudes y todos sus defectos, y descubrir que manejar un programa de edición de imágenes no es complicado. Lo difícil es hacer una buena foto en el momento y no hay que pensar que cualquiera de estos métodos puede mejorar una fotografía mala.

Resultado-capas-de-ajuste

Antes de empezar con cualquiera de los métodos que vamos a ver a lo largo de la serie es importante que el archivo con el que vamos a trabajar este en las mejores condiciones posibles. Por eso recomiendo encarecidamente leer el artículo Los diez pasos de un  buen revelado. De todas formas, aquí pongo un resumen:

  • Mirar la fotografía
  • Entender el histograma
  • Corregir los problemas ópticos del objetivo
  • Reencuadrar la fotografía
  • Eliminar las dominantes de color
  • Valorar la luminosidad general de la imagen
  • Contraste
  • Arreglar el lado derecho del histograma
  • Arreglar la zona izquierda del histograma
  • Aumento de la acutancia

Con la fotografía bien revelada en Adobe Camera RAW, la abrimos en Adobe Photoshop en formato TIFF (por defecto) y a 16 Bits, siempre y cuando hayamos configurado correctamente las Opciones de flujo de trabajo.

Las capas de ajuste

Este flujo de trabajo se basa en las capas de ajuste, que según vemos en la página de ayuda de Photoshop:

Aplica ajustes de color y de tono a la imagen sin cambiar permanentemente los valores de píxeles Los ajustes tonales y de color se almacenan en la capa de ajuste y se aplican a todas las capas situadas por debajo de ella. Puede corregir varias capas con un solo ajuste en lugar de ajustar cada una de las capas por separado. Se puede descartar los cambios y restaurar la imagen original en cualquier momento.

Se puede trabajar con cualquiera de las 16 capas de ajuste que ofrece el programa, aunque las que más se utilizan son la de Niveles y la de Curvas. Podemos acceder a ellas desde el menú Capa>Nueva capa de ajuste o a través a la nueva ventana Ajustes, presente en las últimas versiones del programa.

Hay dos ventajas claras por trabajar con las capas de ajuste:

  • Edición no destructiva, pues el cambio no se aplica directamente en el píxel hasta el final del revelado, cuando acoplamos las capas, por lo que todos los cambios quedan reducidos a uno. La degradación así, es menor.
  • Edición selectiva. A través de las máscaras de capa podemos seleccionar las zonas donde queremos que actúe la capa de ajuste y además podemos jugar con su Opacidad.

Capas-de-ajuste

Y vamos a ver cómo sería este método:

  1. Miramos la fotografía y decidimos cuántas zonas queremos tratar. Conviene no volverse loco y decidir que queremos tratar cien. En la foto de ejemplo algunos podrían ver cinco zonas a tratar, pero con dos basta.
  2. Hay que tener claro qué capas de ajuste utilizaremos. Curvas o Niveles son las más frecuentes, pero en este caso podría incluso trabajar con una capa de ajuste de Saturación para la cortina.
  3. Hacemos una selección con nuestra herramienta favorita. En este caso utilizo Lazo (L). Es importante que todos los píxeles que seleccionemos tengan más o menos los mismos valores, para poder hacer un cambio significativo.
  4. Una vez hecha la selección, creamos la capa de ajuste. En la ventana Propiedades se abrirá la curva, el histograma o los deslizadores de la capa de ajuste que hayamos decidido. En cada zona haremos lo mismo. Si estamos trabajando con información de color, el modo de fusión de la capa de ajuste debería ser Luminosidad, para evitar saturar los colores.
  5. Para que no se note la selección tenemos varias vías. La más común es dar a la Máscara de capa (muy importante) un Desenfoque gaussiano para difuminarla, pero tenemos otros métodos, como Desvanecer o Perfeccionar máscara. Y no nos podemos olvidar de ajustarla lo mejor posible con la ayuda de la herramienta Pincel(B), para llevar los ajustes de la capa a otro punto de la imagen o evitar que invada zonas que no queremos.
  6. Cuando terminemos podemos ir a Capa>Acoplar imagen para terminar el revelado y conseguir una copia maestra final. A partir de esta copia haremos duplicados para enviar por correo, imprimir…

El sistema es muy sencillo y rutinario. Al principio es fácil dejarse llevar por la exageración y la falta de realismo, pero con el tiempo encontraremos nuestro propio estilo. Y veremos que no hace falta crear muchas capas de ajuste, o que a lo mejor nos basta con una de Curvas, o que la de Tono/Saturación nos viene bien para cambiar ese color que tanto molesta…

Deja un comentario