Mejorar el color

Mejorar el color de nuestras fotografías

El color es una ilusión. No es más que una interpolación, una fórmula matemática que nos hace creer que la realidad es tal como la representa el sensor de nuestra cámara. Seamos felices si pensamos así, pero hoy vamos a ver cómo mejorar el color de nuestras fotografías.

Este es un tema que siempre marca la diferencia entre fotógrafos experimentados y los que están empezando. El tratamiento del color es la gran asignatura pendiente de la fotografía. Muy poca gente sabe fotografiarlo. No es tan fácil como llevarse la cámara al ojo y disparar.

Maestros del color

Afortunadamente, como pasa siempre, tenemos referentes que nos indican el camino que podemos seguir si queremos decir algo en color. El mismo Cristóbal Hara, reciente premio Bartolomé Ros a la mejor trayectoria profesional española en fotografía, o Harry Gruyaert, premio PhotoEspaña 2016, son dos ejemplos excelentes en los que deberíamos buscar inspiración. Y no hay que olvidar  a los referentes de este último, como Saul Leiter, Stephen Shore o William Eggleston.

El buen color debería ser como si fuera una fotografía en blanco y negro, con una gama similar, sin que hubiera ningún tono discordante en todo el encuadre. No podemos olvidar el poder que tiene a la hora de componer. Si metemos en una imagen donde predomina el azul una figura roja, da igual dónde esté que los ojos de los espectadores siempre irán allí.

El color en la fotografía digital

Las cosas han cambiado. Antes podías elegir la saturación de una Velvia, o el poder de la Kodachrome o buscar colores más suaves con las películas de alta sensibilidad. Ahora tienes un sensor que representa el color según la configuración de la cámara o el trabajo posterior en los programas de edición.

Siempre podemos dejar la cámara con la misma configuración. De hecho, las Fuji permiten elegir distintos perfiles que recrean los colores de algunas películas míticas.

O acudir a filtros como los Google Nik Collection que entre sus muchas caracteristicas podemos encontrar la configuración exacta para hacernos la ilusión de estar trabajando con alguna película mítica, a lo Steve McCurry.

La clave para mejorar nuestra fotografía en color es sencilla de decir, peor muy difícil de conseguir. Tenemos que conseguir que en el encuadre de la imagen todo tenga la misma gama tonal o que los colores sean complementarios. No todo consiste en disparar sin pensar.

Mejorar el color
Color desaturado

Hacer cualquier otra cosa en color carece de sentido. Si fotografiamos a una masa de personas y cada una va vestida de colores disonantes sólo conseguiremos registrar el caos.

Trucos para mejorar el color

Entramos en un terreno peliagudo. ¿Se puede tocar el color? ¿Se debe tocar? Si disparamos en RAW el color no está formado, por lo que podemos hacer lo que queramos con él en el proceso de revelado, pero es difícil acertar.

Tal vez nos gusten los tonos pasteles, o nos inclinemos por los saturados eléctricos. Muchas veces dicen que depende del motivo, pero creo que debe primar el estilo del fotógrafo. De lo que quiera trasmitir.

Mejorar el color
Efecto Velvia

Que conste que ahora no estoy hablando de dominantes de color, por tanto de equilibrio de color (el WB). Ahora me estoy preocupando del tono, la saturación y la luminosidad.

Mejorar el color
Color original

En Adobe Camera RAW tenemos acceso a la pestaña HSL para modificar el color, para rebajarlo o intensificarlo. También podemos acudir a la pestaña Calibración de cámara para elegir en Perfil el que juzguemos que es más apropiado para nuestros menesteres.

Mejorar el color
Efecto Kodakchrome

Y aunque lo podemos encontrar en este o este artículo, aquí os pongo algunas de esas técnicas para conseguir ese efecto soñado porque una vez lo vimos en una fotografía:

Efecto Velvia

  1. Abrimos la fotografía con la máxima calidad posible. Ya sabéis, a 16 bits y con el espacio de color ProPhoto.
  2. Creamos una capa de ajuste de Tono/Saturación en Capa>Nueva capa de ajuste>Tono/Saturación.
  3. El modo de Fusión de esta capa la pasamos Color, para que sólo afecte a este parámetro.
  4. En el panel de Propiedades de la capa de ajuste subimos Saturación a 55.
  5. Bajamos la Opacidad de la capa de ajuste hasta conseguir el efecto que estemos buscando. Normalmente en torno al 30-40% funciona bastante bien. Personalmente no subo del 20%, pero es una cuestión de gusto personal.

Efecto Kodakchrome

  1. Abrimos una fotografía de la forma habitual.
  2. En Capa>Nueva capa de relleno>Color uniforme hacemos una capa de color con estos valores RGB: 219,255,184.
  3. A esta capa de ajuste le damos una Opacidad del 3%.
  4. Abrimos una nueva capa de ajuste de Tono/Saturación en Capa>Nueva capa de ajuste>Tono/Saturación.
  5. Debemos cambiar los valores de Saturación de cada canal de color de esta capa de ajuste:
    Rojos: 10
    Amarillos: 14
    Verdes: 18
    Cianes: 11
    Azules: 20
    Magentas: 7
    Todos: 8
  6. Ahora creamos una capa de ajuste de Curvas en Capa>Nueva capa de ajuste>Curvas y hacemos una curva en S de tres puntos a partir del ajuste preestablecido Contraste medio. Sólo hay que añadirle un punto en la zona de las luces.
  7. Lo único que tenemos que comprender es que hemos creado tres capas para conseguir tres cosas. En primer lugar una leve tonalidad verdosa. Posteriormente una pequeña saturación de todos y cada uno de los colores RGB/ CMY, y por último un aumento de contraste general.

Todo el proceso parece complicado, pero aquí tenéis la acción con ambos efectos, el Velvia y el Kodachrome. Así podemos repetirlo sin esfuerzo todas las veces que queráis.

Más adelante profundizaré en este tema para conseguir que el color no sea sólo la opción principal de nuestras cámaras sino un recurso expresivo.

Deja un comentario