EBIII

¿Es importante el equilibrio de blancos?

El equilibrio de blancos se puede ajustar a la perfección con las cámaras digitales. Y a muchos les entra las dudas de cómo y cuándo ajustarlo. Muchos se vuelven totalmente obsesivos, otros no saben no contestan. Aquí voy a dar una respuesta para conseguir el mejor resultado en todas las ocasiones.

El equilibrio de blancos, o balance de blancos si hacemos una traducción literal de white balance, es una de las cosas que más quebraderos de cabeza da a los fotógrafos que empiezan y a muchos usuarios avanzados. Pero para tranquilizar a muchos y escandalizar a unos pocos, podemos decir que estamos ante un factor de la imagen totalmente subjetivo. Depende totalmente del gusto de cada uno.

En una de las clases particulares que doy, revelamos el otro día una fotografía invernal. Aproveché para explicar todos los procesos que hay en Adobe Camera RAW para hacer un buen equilibrio de blancos. Tanto la herramienta específica, como los ajustes preestablecidos o los ajustes manuales. Lo curioso fue que a ella sólo le gustaba la temperatura original, la que había dado la cámara.

El archivo estaba azul, claramente. Además el histograma demostraba que no era una impresión, era la realidad. Y el argumento que utilizó ella fue totalmente razonable. Lo que veía en la pantalla era, sin lugar a dudas, lo que había visto en la realidad. En el frío día en la sierra en el que hizo las fotografías la luz invernal era así: azul. Una impresión lógica y realista. La nieve no era blanca. Tenía una dominante azulada sin discusión. Y fue la previsualización que hizo, y por lo tanto es válido su argumento.

¿Hay que ajustar siempre el equilibrio de blancos?

La respuesta rápida es sí. Pero si aceptamos que las cosas no son ni negras ni blancas, entonces la respuesta debe tener matices para ser fieles a la realidad. Veamos las distintas situaciones y las valoraciones que podemos hacer.

Fotografía de producto

Aquí es fundamental hacer el equilibrio de blancos perfecto, con la ayuda de una carta gris, o mejor aún una carta de colores. El cliente quiere ver todo como lo imagina en su cabeza. El blanco tiene que serlo. No vale ningún matiz porque los colores tienen que ser perfectos.

EBII

Hay muchas formas de actuar en este caso, pero la más sencilla es preparar todas las luces, hacer una foto de la carta de colores y antes de empezar a procesar todas las fotos en el ordenador, ajustar el equilibrio de blancos con la ayuda de la herramienta apropiada y grabar el dato en todas las imágenes.

Fotografía personal

El equilibrio de blancos depende en este caso de muchas cosas, desde el tipo de fotógrafo que seamos -concienzudos o más relajados- hasta de la luz que queramos conseguir.

EBIV

Partimos de una base: los tonos azulados son más fríos y los cálidos son más acogedores. En este caso ajustaremos el equilibrio de blancos en función de las sensaciones que queramos trasmitir al espectador. Si no lo tenemos claro, ajustar con la herramienta de Camera RAW es la mejor opción. Hacemos clic en una nube o en una zona gris de la imagen y sólo nos quedará decidir cómo nos gusta más. Muchas veces una fría conclusión académica no sirve de nada.

Puestas de sol (caso especial)

Este es uno de los casos en los que hacer un equilibrio de blancos no es aconsejable ni aunque lo dictaran las reales academias de la fotografía en el remoto caso de que existieran. La magia de estas fotografías que se repiten hasta la saciedad pero que son distintas unas de otras es precisamente la falta de un equilibrio de blancos real. Cuánto más cálida sea la imagen mejor quedará.

EBI

Para conseguir unos cielos más incendiados la única opción que tenemos es ir a los ajustes preestablecidos de Adobe Camera RAW y elegir aquellos que refuercen la calidez del momento. Pero cuidado con pasarse, pues podríamos saturar en exceso la paleta de colores del sol.

La decisión depende de nosotros, de nuestros gustos personales y de la apreciación que tengamos de los colores. Conozco a más de uno, y más de dos fotógrafos de National Geographic que jamás hacen nada con el equilibrio de blancos. Ajustan en cámara el ajuste Luz día y se olvidan del tema. Y son reconocidos como maestros del color. Así que todo depende, como decía la repetitiva canción.

Deja un comentario