Configurar la cámara

Configurar la cámara correctamente

Uno de los mayores errores si buscamos calidad es utilizar la cámara como editor de fotografías. Deberíamos usarla sólo como lo que es, un aparato para captar momentos. No es el lugar adecuado para juzgar nuestros disparos. Por eso hay que configurar la cámara correctamente.

De lo que vamos a hablar hoy es uno de los problemas fotográficos más graves del mundo digital. Muchos no son conscientes de lo que pasa en el interior de sus cámaras, y algunos hay que lo consideran una ventaja, un adelanto de la tecnología.

Si queremos mejorar, jamás debemos hacer otra cosa con la cámara que no sea hacer fotos. Parece que quita mucho trabajo posterior, pero la realidad es que podemos perder todo si nos equivocamos.

El gran error: la cámara como editor de fotografías

Muchos, la primera vez que se compran una cámara de fotos, empiezan a disparar sin leer el manual en PDF, ese infierno mal traducido de 300 páginas, en el mejor de los casos.

Y cuando se adentran en los menús ven que se pueden modificar muchos parámetros, como la Saturación, el Brillo, la Nitidez… o que existen varios ajustes preestablecidos de color como Vívido, Natural, Neutro, Retrato… Y entonces es cuando se deciden a manipular todo para ver cómo queda.

Justo en ese momento es cuando la cámara empieza a actuar como editor de fotografías. Lo más grave es que el dueño de la cámara empieza a jugar con ella con mucho entusiasmo, pero a los dos días se aburre de recorrer todos los menús y los deja de cualquier forma.

Alguna vez me ha llegado algún alumno diciendo que se le ha estropeado el filtro de color del sensor a la máquina porque sólo dispara en blanco y negro.

¿Por qué es tan malo?

Cuando damos a la cámara la posibilidad de editar las fotografías que hacemos le estamos dando libertad absoluta para decidir el aspecto de nuestras imágenes. Y no tenemos la posibilidad de volver atrás. No hay forma de arrepentirse. Lo hecho, hecho está. La máquina vence al hombre. Fin de la historia.

RAW

Estoy exagerando, es evidente, pero no voy desencaminado. Seguro que muchos diréis: pero si disparo en RAW no pasa nada, no afecta en absoluto. Siempre decís que este formato es bruto, y que nada le afecta.

Y es verdad, pero vayamos por partes:

  1. Todas las cámaras guardan la información del disparo en formato jpeg, que interpreta la información recibida y la comprime. Y muchas de ellas permiten acceder a la información original, al RAW, formato que ni interpreta ni comprime los datos.
  2. Es el formato jpeg el que sufre la edición de la cámara. Es decir, si subimos el valor de la saturación, el procesador de la máquina, a la hora de interpretar la información que le llega del sensor, subirá la saturación de los colores en el archivo jpeg que veremos por la pantalla. Y si no nos gusta, nos aguantaremos.
  3. Modificar la información ya tratada de un archivo jpeg es tarea imposible si pensamos en términos de calidad. Este tipo de archivos han sido dañados desde su origen y tratar de reeditarlos en el ordenador es una nueva condena para él. Estos cambios suponen una degradación técnica para la fotografía.
  4. El problema es que si configuras la cámara como hemos visto hasta ahora, y decides disfrutar a lo grande de la fotografía, es decir, disparar en RAW, los efectos siguen siendo visibles. Y además afectan a la exposición.
  5. La imagen que ves en la pantalla de la cámara es siempre un jpeg, jamás un RAW. Puedes estar horas ajustando la exposición, pero el histograma que te va a mostrar la cámara será siempre el de un jpeg interpretado, y depende de la configuración que hayas puesto para conseguir un buen resultado o no.

Por este motivo es fundamental ajustar los valores más neutros posibles para que el histograma que veamos sea lo más parecido posible al del archivo RAW, aunque es difícil de conseguir.

La solución: configurar la cámara

Si entendemos todo lo que he puesto más arriba, todo cambia. Y tenemos que aprender a configurar la cámara para conseguir el mejor resultado posible. La idea, que propuso Hugo Rodriguez, es meterse en los menús y dejarla lista.

Configurar la cámara

  1. El espacio de color deberá ser Adobe RGB 1998.
  2. Las diversas marcas tienen distintas formas de ajustar sus archivos jpeg, a base de curvas de ajuste que aumentan o reducen el brillo, la saturación… Nikon y Canon, por ejemplo, ofrecen esa posibilidad en sus menús Control de imagen o Estilo de foto, respectivamente. Como nos interesa tener el archivo menos retocado, podemos decir que para Canon hay que seleccionar el estilo Fiel y en Nikon Neutro.
  3. Lo único que deberíamos cambiar en esos ajustes es la Nitidez y subirla casi hasta el máximo. ¿Por qué? Para poder comprobar el enfoque con total seguridad.
  4. Elegir la profundidad de color por canales, o 12 o 14 bits. Lo mejor, por supuesto, es la última pues genera menos ruido, pero a cambio perdemos velocidad de almacenamiento en la cámara.
  5. No aumentar la escala ISO mediante forzados.
  6. La reducción de ruido en exposiciones prolongadas no es recomendable, pues afectan a la interpretación del RAW. Es mucho mejor seleccionar un ISO más alto que incrementar el tiempo de exposición.
  7. Desactivar la función que incrementa la luminosidad de las sombras.
  8. Configurar los ajustes de la sensibilidad, la velocidad y el diafragma en tercios para lograr mayor precisión a la hora de exponer.

Por supuesto, si alguien no quiere ni oír hablar del RAW, siempre puede configurar la cámara al gusto, pero jamás conseguirá toda la calidad que es capaz de ofrecer su sensor. Y nunca tendrá derecho a equivocarse. El jpeg es así de extremo.

2 pensamientos sobre “Configurar la cámara correctamente”

  1. He descubierto este fotoblog por casualidad, y me parece muy interesante.
    Hay que agradecer a personas que como usted dedican su tiempo, conocimientos y paciencia. Muchas gracias.
    Como configurarar la cámara estoy totalmente deacuerdo en todos los puntos escepto en el nº 1. El espacio de color deveria ser a sRGB y no a RGB. si disparamos RAW y JPG.
    El RAW, una vez corregido lo podemos convertir siempre a RGB, mientras que el JPG lo podemos usar para sacar una impresion rápida en el laboratorio, sabiendo que estos utilizan siempre sRGB

  2. Buenas…
    Espero que te resulte útil consultarlo.
    Respecto a lo del espacio de color hay muchas opciones. La que tú planteas es muy interesante en el plano que propones. Es verdad que el RAW no tiene espacio de color. Pero si disparas solo en RAW es mejor trabajar en Adobe RGB.

    Muchas gracias

Deja un comentario