calibrar nuestro monitor

Cómo calibrar nuestro monitor

Hace tiempo puede asistir a una conferencia de Hugo Rodríguez sobre cómo calibrar nuestro monitor. En muy poco tiempo ofreció las claves para conseguirlo. Creo que es importante conocerlas.

Siempre es una suerte poder asistir a un taller para saber cómo calibrar nuestro monitor, impartido por Hugo Rodríguez, uno de los mayores especialistas de la gestión del color en España. Es autor del libro fundamental para estos menesteres: Calibrar el monitor, que ya va por la tercera edición.

Por qué hay que calibrar nuestro monitor

Simplemente para ajustar la respuesta del color de nuestro dispositivo, en este caso el monitor. Es importante para conseguir que se comporte igual día tras día y sobre todo para confiar en lo que vemos.

No tiene sentido gastarse el dinero en una cámara excelente, con unos objetivos impresionantes, e incluso una carta de color si luego no podemos estar seguros de lo que vemos a través de nuestro monitor.

Pudimos descubrir, a través de ejemplos, que nuestro cerebro nos engaña, o nos manipula, y que la concepción que tenemos cada uno del color es totalmente subjetiva.

Fue muy esclarecedor el famoso ejemplo de Edward H. Adelson que abre el artículo, donde se ve, aunque parezca mentira, que ambos cuadrados, A y B, tienen exactamente el mismo tono de gris.

Nuestro cerebro es el gran mentiroso de nuestro tiempo, y muchos todavía no se han dado cuenta. Daros cuenta que si desde pequeño te han dicho que el color que ves es rojo, siempre dirás que es ese color el que distingues, pero a lo mejor es azul… Y nunca lo sabrás.

Por este motivo no nos podemos fiar de nosotros, y por eso es inútil hacer calibraciones basadas en el software, como el conocido Adobe Gamma o el antiguo Color Sync de Mac, que prácticamente han desaparecido de la faz de la tierra.

Cómo hacer correctamente la calibración

En apenas 45 minutos, aquel día Hugo Rodríguez explicó los principios básicos para calibrar nuestro monitor. Dejó claro que hay que hacer muchas más cosas, como podemos leer en su libro, pero los pasos que vamos a ver ahora son suficientes para empezar a fiarnos de nuestro monitor.

calibrar nuestro monitor

Lo primero es comprarse un buen calibrador, como los de X-Rite o los de Spyder de Datacolor, los más recomendables que podemos encontrar en el mercado.

Respecto al monitor, deberíamos olvidarnos de los más baratos y evitar en la medida de lo posible los de los portátiles. Hoy en día no hacer falta endeudarse hasta las cejas en esta importante compra, y por unos 600 € podemos encontrar auténticas maravillas en el mercado.

De una cosa tenemos que estar seguros, si cuesta 100 €, no conseguiremos gran cosa después de la calibración, pero siempre será mejor que no hacer nada, eso seguro, y mejoraremos su calidad.

Los pasos para calibrar nuestro monitor

Veamos los pasos que recomendó Hugo Rodríguez para lograr el comienzo de una buena calibración. Dejaremos de un lado cómo hay que preparar la sala donde trabajemos, la ropa que hay que llevar, las viseras que habría que poner al monitor… todas estas cosas están detalladas a lo largo de su libro:

  1. Una vez instalemos el programa del calibrador tendremos que especificar con qué monitor va a trabajar. Si es un portátil, los ajustes estarán simplificados, pues sólo podremos ajustar el brillo.
  2. Ajustar el brillo del blanco a 90 cd/m2, para acercarnos a la luminosidad de la copia en papel
  3. Poner la tonalidad del blanco en D65, a 6500K. Aquí elegimos el color del blanco para que sea lo más neutro posible.
  4. Para terminar sólo nos queda ajustar la compensación de gamma a 2.2, que sirve para evitar que la escala de grises se vea demasiado oscura.
  5. Y ahora sería el momento de colocar el calibrador y esperar a que lea todos los colores para darles el valor exacto para conseguir una buena reproducción de los colores.

Podríamos conseguir resultados mucho más finos teniendo cuidado con varios aspectos que he señalado anteriormente, pero estos son los pasos básicos. Y si os sabe a poco, os recomiendo su libro Calibrar el monitor. Os aseguro que es imprescindible.

Deja un comentario