Archivo de la etiqueta: La Fábrica

Las memorias de Sebastiao Salgado

Con motivo de Génesis, el último proyecto del genial fotógrafo, La Fábrica publicó las memorias de Sebastiao Salgado. Un pequeño gran libro donde el autor cuenta su vida y todas sus experiencias con la cámara al hombro.

Sigue leyendo Las memorias de Sebastiao Salgado

Robert Frank y Los americanos

Llevo muchos días sin escribir, pero mi ordenador dejó de funcionar y he tenido que hacer muchas cosas con él para que vuelva a la vida. Hay que ver lo que se aprende “destripando” los aparatos electrónicos…

Y precisamente de eso quiero hablar. De conocer la gestación de uno de los grandes hitos de la historia del arte: el libro de Los americanos de Robert Frank. Siempre me ha intrigado este libro. Sus imágenes rompieron con todo lo que se había hecho hasta entonces. Rompió en mil pedazos la perfecta composición, de origen pictórico, liderada por Cartier-Bresson, y le dio a la fotografía una gramática propia, una forma de expresarse totalmente libre de todo lo que se había hecho hasta entonces. Es la fotografía pura que ya inició Walker Evans que a su vez bebió de Atget. No es fácil de entender. Hasta ahora.

Con motivo del 50 aniversario de la publicación del libro (en España lo reedito La Fábrica en 2007) hicieron una exposición en la National Gallery of Art de Washington y, junto con la editorial Steidl, publicaron el catálogo Looking In: Robert Frank´s The Americans. Solamente puedo decir que es una joya. Y aunque esté en inglés y eso signifique pasarme mucho más tiempo delante del libro (maldito nivel medio), por fin voy a aclarar todas mis dudas.

Es un análisis total de la gestación del libro, desde sus antecedentes hasta la actualidad. Hay manuscritos, como las cartas con Walker Evans, que le apadrinó; o con Kerouac, que le escribió el prólogo. Descubrimos las distintas variaciones de las fotos, con distintos reencuadres (qué recortes más brutales tienes algunas) y positivados. También podemos ver todo el recorrido, en un gráfico, junto con su familia, por esa América deprimida, decadente y hermosa en un coche pagado con la famosa beca Guggenheim.

Pero lo más valioso es la reproducción de las hojas de contacto del viaje. Podemos ver el libro al desnudo, con todos los aciertos y los fallos. Descubrir que la chica del ascensor, una de las fotografías más melancólicas de todos los tiempos, sabe sonreír y que al final se percató de la presencia del fotógrafo. Es un regalo poder ver toda la edición hasta llegar a las ochenta y tres que finalmente vemos como si fuera una película, cuando pasamos una tras otra las páginas del libro.

Es un libro imprescindible e ineludible. Si quieres saber más de Robert Frank, podéis leer este artículo.