Nóstos de José Manuel Navia

Nostos de José Manuel Navia

La gestación de un libro de fotografía puede durar unos días o ser fruto de años de esfuerzos y cuidados. Este artículo es para aquellos que aman la fotografía y buscan conseguir expresarse a través de las imágenes, y saben que hace falta mucho tiempo. Como hilo conductor seguiremos el proceso de creación del último libro de José Manuel Navia, Nostos, una joya para paladares exquisitos.

Me da cierto pudor cuando en las escuelas de fotografía piden, como trabajo de fin de curso, un libro. No hay cosa más difícil que escribir con imágenes. Lo primero y más importante es tener una idea. Saber sobre qué va a versar tu libro de fotografías. Y en los tiempos que corren no vale cualquiera.

Solo valen las buenas, o en su defecto, las mejor desarrolladas. La historia de tu perro puede que no sea interesante, pero si haces buenas fotografías, todo lo demás vendrá solo.

Nóstos de José Manuel Navia

Navia, con su inestimable equipo, Marta y Carmen, un triunvirato perfecto, llevaban doce años con la idea de Nóstos:

Una reflexión acerca de ese viaje esencial que es la propia vida, pero contada a través de las imágenes de un fotógrafo que ha hecho del viaje oficio y vocación. Se trata de ver el mundo buscando reconocer más que descubrir, y saber que en ese mirar nos encontraremos también a nosotros mismos, en un viaje en cierta forma circular, de regreso al origen.

La palabra griega nóstos significa viaje, partida, pero sobre todo retorno. (Nóstos, además, es la raíz de nostalgia). El primer nóstos fue La Odisea, y desde entonces el viaje es modelo y metáfora de la vida humana.

Una de las grandes ventajas que tiene la fotografía respecto a las palabras es su permanente polisemia, los diferentes significados que puede tener según quién la contemple y su estado anímico.

Navia trabaja el tema del viaje épico, que al fin y al cabo es una forma preciosa de ver nuestro propio acontecer.

El proceso creativo de José Manuel Navia

Hay diferentes formas de trabajar en el mundo de la fotografía. Y cada uno de nosotros tenemos que tener muy claro cuál es la nuestra.

Hay algunos que son uña y carne con su cámara; otros necesitan que repose sobre un trípode y todo sea perfecto (y frío). Lo que está claro es que a lo largo de un historia tenemos que seguir un camino y no empezar a complicarnos la vida con diferentes técnicas y procesados.

Nóstos de José Manuel Navia

Lo importante, vuelvo a repetir, es estar tan seguros de nuestra técnica y de nuestro estilo que todo el proceso creativo sea fluido.

Y tener en cuenta que en un mes o tres meses es imposible hacer algo bueno. Podemos hacer buenas fotografías, desde luego, pero es imposible contar en tan poco tiempo una buena historia.

La creación de Nóstos

El proceso de Nóstos, publicado por la editorial independiente Ediciones Anómalas (lo que le ha permitido tener una gran libertad en todo momento) ha consistido en ir creando carpetas con las fotografías que tenían sentido dentro del proyecto.

Siempre está presente su estilo personal. Yo le llamo el fotógrafo del frío, pues espera a las últimas luces del día o las primeras de la mañana para detener el tiempo. Y a esas horas las temperaturas siempre son bajas.

Dispara en el límite de la luz, y siempre algunos le cuestionan esa trepidación característica, tan real por otro lado, como él defiende.

Dispara en el límite de la luz, y siempre algunos le cuestionan esa trepidación característica, tan real por otro lado, como él defiende. Pero poco a poco unos trabajos con otros van dando forma a los tres elementos del libro: la memoria, el concepto de viaje y el territorio.

Es curioso descubrir como saca, por ejemplo, el portal de la casa de sus padres en el madrileño barrio de la Prosperidad y al lado una fotografía, tomada en Armenia, donde encontró el papel pintado y el mismo estampado de su casa familiar. Aunque sea un tópico, el mundo puede llegar a ser un pañuelo.

Una vez tienes el fruto del sudor de tu frente, la selección previa de las fotografías que pueden contar la idea que tuviste en un principio, empieza la edición, el trabajo que define la calidad de un trabajo y la gramática que tenemos que dominar.

Saber escribir fotográficamente es una obligación para todos los que queramos expresarnos con la cámara. Y es difícil, quizás lo más difícil de este trabajo.

Conclusión

Navia es un maestro en el mundo de la edición. Fue editor gráfico de El País y uno de los que mejor presentó el trabajo en España de otro grande, dios para mi, Richard Avedon. Con la ayuda de su equipo, va colocando imágenes, una detrás de otra, y si lees el libro con detenimiento, tendrás mil historias que imaginar.

El libro lo puedes encontrar en las principales librerías y en la página web de Ediciones Anómalas. No es un libro fácil, pero cuando lo llegas a entender te fascina la mirada del otro.

Sus fotografías llenan cuando eres capaz de entenderlas, cuando te emocionas con las numerosas citas literarias que acompañan a las fotos, cuando llevas la fotografía y la nostalgia en la sangre.

Deja un comentario