La voz de la imagen

La voz de la imagen es uno de los proyectos más bonitos e inesperados que podemos encontrar cuando nos sumergimos en internet. Es una página para preservar la memoria de los fotógrafos españoles del ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

Cuando uno ama la fotografía, una de las cosas que más le gusta es ponerse en contacto con otros amantes de la imagen para hablar sin parar de nuestra pasión en común. Pueden pasar horas y los temas no se agotan, pues la fotografía es inabarcable, fuente de conocimiento de todo lo que nos rodea. Siempre digo que si quieres conocer el mundo como nadie, tienes que empuñar una cámara.

Algunos de los recuerdos más gratos que tengo son las conversaciones que tuve con la palentina Piedad Isla y con la viuda del mexicano Nacho López. Piedad Isla era una de las fotógrafas que recorría los pueblos de su tierra en una Vespa, en una época en las que las mujeres que trabajaban en otra cosa que no fuera su familia o su casa estaba mal visto. Fue una pionera que encontraba la libertad que le faltaba detrás de una sencilla cámara de fotos. Fue increíble recorrer su museo, en Cervera de Pisuerga, prácticamente de su mano.

Nacho López está considerado como uno de los mejores fotógrafos mexicanos, a la altura de Álvarez Bravo o Graciela Iturbide. Fuera de sus fronteras es un desconocido, pero algún día se hablará, y mucho, de su obra. A través de un amigo, una de las personas geniales que te puedes encontrar en el mundo, tuve la suerte de entrar en el entorno privado de su mujer, y descubrir a través de sus ojos, la mirada de un fotógrafo único.

La voz de la imagen en internet

Pues bien, estos instantes se perderán como lágrimas en la lluvia, rememorando el mítico final de una de las películas más fotográficas de los años ochenta porque sólo permanecen en mi memoria -y en la de muchos que hayan tenido semejantes experiencias-, que no es muy fiable, todo sea dicho. La idea que han tenido Publio López Mondéjar, el insigne historiador de la fotografía española (autor de los mejores libros sobre el tema en español), y José Luis López Linares, director de fotografía y documentalista (imposible olvidar sus documentales sobre fotógrafos españoles que hizo para Rtve) ha contado con el apoyo de la Subdirección General de Promoción de las Bellas Artes del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Y por fin lo podemos disfrutar todos.

Como dicen en la página:

Uno de los mayores estragos producidos por el desapego oficial por la fotografía ha sido la ausencia absoluta de testimonios orales de nuestros grandes fotógrafos sobre su trabajo.

En el tiempo presente, los protagonistas de la historia fotográfica española han ido desapareciendo, sin que nadie se haya interesado por recoger sus recuerdos personales y profesionales, privándonos así de un formidable caudal de conocimientos, absolutamente indispensable para los historiadores y para todas las personas interesadas en el lenguaje fotográfico y en la propia realidad social, laboral, política y cultural en el que éste se desarrolló. Los grandes maestros de las fotografía española han ido desapareciendo ante nuestros ojos, perdiéndose así la ocasión de disfrutar del magisterio de su trabajo y de la enseñanza de sus vidas.

A los fotógrafos no nos queda más remedio que aplaudir dicha iniciativa y sentarnos delante del ordenador para aprender todos los secretos y experiencias de algunos de los autores más importantes del siglo XX como si estuviéramos con ellos sentados en una mesa camilla al lado de un buen fuego en una tarde lluviosa de primavera.

Pocas veces tendremos la suerte de escuchar a Ramón Masats, Piedad Isla y Virxilio Vieitez, Eugeni Forcano, Leopoldo Pomés y Alberto Schommer, Rafael Sanz Lobato, Ricard Terré, Toni Catany, Oriol Maspons, Colita, Gonzalo Juanes, Outumuro, Cesar Lucas… como los podemos disfrutar ahora en este estupendo proyecto. No podemos olvidar que algunos ya nos han dejado.

El proyecto me parece que está a la altura de la mítica serie documental francesa ideada por William Klein, Contactos. Y poco a poco nos vamos equiparando al resto del mundo en materia fotográfica. Por fin empezamos a respetar el trabajo de los grandes, como muy bien podemos ver en el magno proyecto, por mencionar uno también superlativo, Fotógrafos de Estela de Castro.

Las instituciones están empezando a preservar la fotografía en España. Algún día tendremos el prometido museo nacional de la fotografía (mientras tanto podemos ir a esa joya escondida en Huete, al que espero poder ir dentro de poco), una carrera universitaria y nunca más nos pedirán a los fotógrafos que hagamos las fotos gratis porque sólo es dar un botón y cualquiera tiene una cámara. Qué bonito es soñar.

Un pensamiento sobre “La voz de la imagen”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.