La niña del napalm. Nick Ut

La foto de la niña del napalm está recortada

Hace poco hemos visto aparecer otra vez por las redes la fotografía de La niña del napalm tal cual la captó el fotógrafo, el famoso Nick Ut. Muchos se han vuelto a escandalizar y algunos aseguran sentirse engañados. El motivo es que al lado de la dramática escena se ven más fotógrafos indiferentes ante la situación.

En aquella guerra, en la que el ejército americano lanzaba indiscriminadamente el napalm, no confundir con el agente naranja, como puede ocurrir en las traducciones de algunas películas sobre Vietnam. Ambos son químicos, pero el napalm es gel de gasolina inventado por los científicos americanos en 1942 y el agente naranja es una mezcla de dos herbicidas para arrasar grandes extensiones de selva.

La niña corría porque los americanos arrojaron bombas de napalm sobre un pueblo que creían vacío. No fue así, pues sobre la gasolina arrasó todo rastro de vida al alcanzar 1200º grados de temperatura. La fotografía muestra cómo la niña huye del infierno literalmente mientras su piel se derrite.

La niña del napalm. Nick Ut
La niña del napalm. Nick Ut

El fotógrafo, que quedó marcado por este trabajo, hizo lo que dicen que debe hacer cualquier fotoperiodista que quiera denunciar: hacer la fotografía y luego ayudar. Sobre este tema hay mucha polémica, pues algunos dicen que no hay que actuar, otros que no se debería hacer la foto, otros no saben o no contestan… La verdad es que esta fotografía ayudó a cambiar el rumbo de la historia. Gracias a su publicación la guerra de Vietnam terminó. Esta es la creencia del propio autor.

Hace poco estuvieron en Madrid con motivo de un congreso y Nick Ut confesó:

Recuerdo que llegué a Hanoi y me puse a revelar aquellos carretes como un loco… Allí estaba la foto: el negativo número siete. Era el número de mi hermano muerto en la guerra, fotógrafo como yo, el séptimo de la familia. Y era una señal. Él me dijo antes de morir: ‘Quiero que hagas la foto que detenga esta matanza’. Al ver ese negativo, con Kim Phuc huyendo de las bombas, supe que había hecho la fotografía que pondría fin a la guerra de Vietnam.

Es curioso descubrir que también existe un vídeo de la misma secuencia, pero no ha causado tanto impacto ni llamó tanto la atención como la fotografía. Y es que cuando recordamos vemos fotos, no películas.

Me llama la atención que continuamente se vuelva una y otra vez sobre el tema, sobre la ética del fotógrafo de guerra, sobre si debe fotografiar o no ciertas cosas. Para ser fotógrafo de guerra hay que valer, y hay que estar curtido. Nick Ut tenía sólo 21 años cuando hizo la fotografía de su vida. La excepción que confirma la regla.

Siempre cuenta que nada más hacer la foto, dejó las cámaras y se fue a salvar a la niña, que se llama Phan Thị Kim Phúc. La metió en su coche, la llevó al hospital y gracias a su carné de periodista americano consiguió salvar su vida, aunque pocos apostaban por ella. Hoy recorre el mundo como embajadora de la paz. Incluso perdonó al piloto que tiró las bombas desde su avión.

La foto de la niña del napalm estuvo a punto de no ser publicada

La fotografía estuvo a punto de no ser publicada por mostrar un desnudo, pero afortunadamente salió a la luz, con su recorte más conocido. La niña aparece centrada, gritando de dolor, un niño llora en un primer plano. Aparecen tres niños más corriendo en el fondo hacia el fotógrafo. Y también se distingue a tres soldados americanos.

Si vemos el negativo completo, y aquí es donde surge la polémica, veremos que a la derecha hay tres fotógrafos que parecen ignorar la situación. Esta fotografía, con la que ha posado numerosas veces el autor, tiene quizás más impacto y nos lleva antes a la reflexión. En cualquier otra situación en la que una niña llora de dolor y corre por la calle despavorida, sería auxiliada inmediatamente por todas las personas que estuvieran a su alrededor. En la guerra es simplemente una herida más y no puedes ayudar a todos. Es horrible llegar a pensar así, pero la foto completa es lo que sugiere.

No creo que la intención del fotógrafo fuera esconder a estos tres fotógrafos para mejorar la imagen. Simplemente la simplificó. A lo mejor no tuvo la culpa él y fue una decisión de los editores de la agencia AP. Fue un instante muy fotografiado y grabado por cámaras. Pero sólo una cambió la historia. De hecho, la presencia de esos tres fotógrafos le dan un cruel aire voyeur a la historia, por lo que todas las interpretaciones posibles se complican mucho más. ¿Vosotros que pensáis?

Un pensamiento sobre “La foto de la niña del napalm está recortada”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.