Fotos de instagram

Tus fotos de Instagram se venden por 50 ct

Hace tiempo me metí en el mundo de Instagram. La idea era obligarme a publicar una foto cada día y de paso divertirme con mi pareja. Y ahora me doy cuenta de que mis fotos de la red social se venden por 50 ct.

De compras el otro día por un centro comercial pasé por delante de las máquinas recreativas. Enorme fue mi sorpresa al ver una larga y estrecha, con una gran pantalla y el icono de Instagram.

Fotos de instagram
Máquinas recreativas

Pensé, qué listos estos que ofrecen la posibilidad de imprimir tus fotografías y encima ganan dinero. Pero aparte del logotipo descubrí que era de una empresa que aparentemente no tiene nada que ver con la red social. Y que además cobraba 1€ por dos fotografías.

No le dí mayor importancia. Si alguien quiere imprimir sus fotografías en papel está en su perfecto derecho. Es cómodo y hasta puede que sea chulo tener esas fotos colgadas en la pared de nuestra casa o adornando la carpeta.

Como tenía tiempo aquel día y dinero suelto en el bolsillo, decidí echar una moneda y elegir una de las últimas fotografías en las que me han mencionado.

Fotos de instagram

F, E, R, F,… con sorpresa vi en la pantalla que iban apareciendo todos los usuarios de la red que empezaban por la mismas letras que yo. Qué bien pensado…O, T, O, ., E, S… Ahí estaba la entrada a mis fotos, o como quieran llamarlo en esta red. Y llegó la sorpresa y el cabreo que me ha llevado a escribir este artículo.

Tus fotos de Instagram se venden por 50 ct

Cuando pulse sobre mi icono, esperando una ventana en la que se pedía mi contraseña, descubrí que en la pantalla de la máquina se veían todas y cada una de mis fotografías. Hasta lo vi normal.

Seguro que selecciono la imagen y me pide la contraseña para poder imprimir una copia. Es una red abierta, en la que se comparten las experiencias fotográficas. Es lógico que se puedan ver.

Pero me sorprendí cuando al pulsar sobre la fotografía en cuestión la máquina dio el visto bueno y sólo me pidió confirmar que era esa la que quería imprimir. Sin límite alguno, sin contraseña. Básicamente sin mi permiso.

Fotos de instagram
Tus fotos impresas, o las de cualquier otro

Estas máquinas imprimen todas y cada una de nuestras fotografías a cualquier persona sin pedir permiso al autor. En formato polaroid. Y encima cobran por el servicio prestado 50 ct por copia. Sin pestañear. Delante de los niños. Y tú no verás ni un duro.

Además ya no aparece ni el aviso que te ponían hace un año sobre los derechos de autor, tal como indican en esta página. Da la sensación de que Instagram ha vendido los derechos de nuestras imágenes a terceros sin que nosotros nos hayamos enterado. Resulta que tienen un fondo de imágenes gratis con el que se podrían estar forrando. Y es que es ingenuo pensar que alguien da cosas gratis por amor al arte y para que los fotógrafos podamos compartir libremente nuestras experiencias.

¿Es legal?

Y aquí es donde empiezan los discursos. Unos dirán que es culpa nuestra por compartir las fotos en internet. Otros piensan que habría que quemar las redes. Otros opinan que menudo ego que tenemos los fotógrafos que pensamos que la gente se va a imprimir nuestras fotografías…

La realidad es que según parece cuando colgamos nuestras fotos estamos permitiendo que hagan con ellas lo que consideren oportuno. La idea que tenemos muchos sobre internet, que es un lugar para compartir conocimientos y experiencias, se rompe en mil pedazos. Es sólo otro negocio enmascarado.

Antes de dar una opinión en frío he decidido leerme las clausulas de Instagram, esa letra pequeña que todos ignoramos cuando damos a Siguiente, siguiente y Acepto para continuar. Aquí tenéis una de estas condiciones:

Instagram no reclama la propiedad de ningún Contenido que publiques en el Servicio o a través de este. En su lugar, por la presente otorgas a Instagram una licencia totalmente pagada, sin derechos de autor, no exclusiva, transferible, con posibilidad de ser subotorgada y aplicable globalmente para utilizar el Contenido que publiques en el Servicio o a través de este, conforme a la Política de privacidad del Servicio que está disponible en http://instagram.com/legal/privacy/, incluidas sin limitación, las secciones 3 (“Uso compartido de tu información”), 4 (“Cómo almacenamos tu información”) y 5 (“Elecciones que realizas sobre tu información”). Puedes elegir qué personas pueden ver tu Contenido y actividades, incluidas las fotos, tal y como se describe en la Política de privacidad.

Además la propia empresa dice lo siguiente:

A menos que se describa lo contrario en la Política de privacidad del Servicio, disponible en http://instagram.com/legal/privacy/, según lo estipulado entre tú e Instagram, ningún Contenido será confidencial ni de propiedad y no seremos responsables del uso o divulgación de este.

Me pierdo cuando se utiliza este lenguaje jurídico, pero lo que entiendo, después de leer todo, es que cuando entramos de forma voluntaria y gratuita a esta red, damos la posibilidad de que hagan con nuestras fotos lo que consideren oportuno y que admitimos que no tenemos derecho ni a la confidencialidad ni a la propiedad de nuestro trabajo.

Me pierdo cuando se utiliza este lenguaje jurídico, pero lo que entiendo, después de leer todo, es que cuando entramos de forma voluntaria y gratuita a esta red, damos la posibilidad de que hagan con nuestras fotos lo que consideren oportuno y que admitimos que no tenemos derecho ni a la confidencialidad ni a la propiedad de nuestro trabajo.

Luego parece que lo que está haciendo la empresa de los kioskos es totalmente legal y que pueden ganar dinero a nuestra costa. Entonces algo tan bonito como es compartir nuestras experiencias porque queremos es en realidad un negocio en el que nosotros no tenemos nada que decir y donde no veremos nunca ingreso alguno.

Las fotografías de nuestros viajes, nuestros amigos y familiares, nuestros gatos y platos de comida dejan de ser nuestros desde el momento en el que decidimos entrar en una red social para darnos a conocer… Total, como es gratis…

¿Qué pensáis vosotros?

11 pensamientos sobre “Tus fotos de Instagram se venden por 50 ct”

  1. Al final es lo de siempre: siempre pagas por el servicio que te prestan. Si no es con dinero, es con contenidos. Y si no, con tus datos de uso, etc. Así, todo, todo, todo lo que hacemos sin pagar dinero en internet, lo estamos pagando de una u otra manera (sea el gmail, el wordpress, el instagram o lo que sea). Las empresas tienen que pagar sus costes (y si lo hacen bienhasta obtener beneficio) de alguna manera.

    Como usuarios sólo tenemos que ser conscientes y valorar si lo que recibimos a cambio nos merece la pena. Si ceder el contenido no es válido para ti, tienes otras plataformas donde poner tus fotos que no te piden ceder los derechos de autor. Si la red social montada alrededor de Instagram te merece la pena, sé consciente de que la pagas así.

  2. Buenas…
    Me parece un consejo muy bueno. Cada uno que valore qué le aporta estar en Instagram y que decida qué hacer. El problema es que muchos creíamos que nos daban duros a cuatro pesetas y que no era tan evidente el acuerdo.
    Muchas gracias por comentar.

  3. Hola! Creo que por esa Política de (no) Privacidad hay mucha gente, fotógrafos profesionales y no, que han empezado a meterles pastillas o marcas de agua a sus imágenes.
    Me la robaréis, sí; será legal, también; pero os jodéis que va firmada 🙂

  4. Existen lo que se llaman cláusulas abusivas, que serían denunciables y finalmente no solo carentes de valor legal sino además con posible resarcimiento de daños. Esta podría ser una de ellas.

  5. Ponerlo privado sería una buena forma de no estar en estas máquinas, aunque perdemos visibilidad. Al menos ahora sabemos un poco mejor a qué atenernos cuando damos a ‘subir’ ¡Gracias! 😉

  6. Buenas…
    La verdad es que da mucha pena toda esta historia. Para mi internet es compartir, pero para evitar a aquellas personas que no lo entienden así, siempre subo mis fotografías con poca calidad para que si quieren hacer algo con ellas no puedan.
    Nos vemos

  7. Me parece fatal que comercien con fotos ajenas y pasen de los derechos de autor. Pero tampoco creo que sea un modelo de negocio que les vaya a salir muy rentable y lo más probable es que que ni siquiera consigan amortizar el coste de las máquinas.

  8. Esta maquinita pienso que no tiene nada que ver con el propio Instagram, simplemente es un invento de algún JETA (por no decir otra cosa) para sacar dinero a costa de los fotógrafos de esta red social. Por desgracia este tipo de cosas ya no me sorprenden… y es por ello que intento poner siempre una marca de agua, firma o similar a mis fotos… Un saludo

Deja un comentario