No copiar a los fotógrafos

No copiar a los fotógrafos

Detrás de la especie de mandamiento bíblico que he puesto como título hay un problema muy grave. A la hora de seguir a los fotógrafos se confunde la inspiración con la copia. Y es algo que no tiene sentido.

Puede que levante muchas ampollas con toda esta historia, pero dudo mucho que los fotógrafos consagrados, cuando escriben sus libros o montan sus exposiciones, busquen realmente convertirse en un ejemplo a imitar por parte de sus miles de seguidores. Pero muchas veces sucede así.

Hay varios ejemplos en los que un fotógrafo se convierte al final en un estándar por parte de sus fieles seguidores, que no paran hasta conseguir las mismas fotografías que sus admirados profesionales. Y es algo que pasa desde tiempo inmemorial. Siempre pienso que una cosa es tener una referencia clara y otra cosa es copiar descaradamente lo que hace otro simplemente porque te gusta.

En el cine hay un ejemplo muy claro. Más que un sentido homenaje no es otra cosa que un plagio. Hablo de la película Psicosis y lo que hizo Gus Van Sant en 1998. Hay opiniones de todo tipo como la de Steven Soderbergh, pero creo que este caso ilustra muy bien lo que quiero decir.

Así no se debe seguir a un fotógrafo

Cuando un fotógrafo cuenta su método, su forma de trabajar, es para que los que quieran leerle tengan al alcance las técnicas que él utiliza en su carrera. Os puedo asegurar que nunca es para que la gente haga las fotos igual que él. No pretenden más que ser una fuente de inspiración para que cada uno desarrolle su propio estilo.

No copiar a los fotógrafos
Clearing Winter Storm. Ansel Adams

Pero esto no sucede así. Uno de los ejemplos más claros es el famoso mirador en el parque nacional de Yosemite donde cientos, miles de fotógrafos cada año cumplen con el ritual de llevar sus cámaras y hacer exactamente la misma foto Clearing Winter Storm de Ansel Adams desde ese mismo punto. Las peleas por conseguir situar el trípode en el mismo lugar deben ser antológicas. Seguro que los que llevan los de madera triunfan por tamaño frente a los más delicados de carbono.

No copiar a los fotógrafos
Foto de Walker Evans fotografiada por Sherrie Levine

Otro ejemplo, que ya roza el absurdo, desde mi personal punto de vista desde luego (alguien verá una mágica manifestación contra la reproducción fotográfica) es el trabajo de Sherrie Levine con el trabajo After Walker Evans, donde se dedica a fotografiar fotos del maestro y venderlas luego como propias.

Uno de los casos más llamativos es el de José María Mellado, autor del libro más vendido de técnica en nuestro país. Siempre he reconocido lo que me ayudó su técnica para entrar en el mundo digital.

El flujo de trabajo que presenta es muy bueno. Pero se terminó creando la escuela del melladismo, casi una religión donde creen en los cielos exagerados y contraste por doquier en cada una de las zonas de la imagen. Incluso el propio autor bromea sobre el tema:

El otro día mi madre, de 85 años, me pidió el diccionario para buscar una palabra. Quería encontrar “melladiano”. Me partí de risa y le expliqué en broma que aún no estaba aceptada por la RAE. Tengo muchos imitadores y eso me halaga, qué duda cabe. Yo pienso que está bien imitar mi estilo con el propósito de aprender la técnica (aunque no sea necesario), pero luego hay que saber buscar un camino propio. En cuanto a los “excesos”, yo creo que se trata más bien de una aplicación errónea de la técnica.

Él da la clave. Una cosa es aprender la técnica y otra cosa es la aplicación errónea de la misma. Pero no es el único que tiene el mismo problema.

Conozco a uno que no parará hasta conseguir las mismas tomas que José Benito Ruiz. No quiere hacer fotos, sino copiar pixel por pixel su estilo, perdiendo totalmente su personalidad. Y ese el principal error de los imitadores.

No copiar a los fotógrafos
Fotografía según técnica de Mellado mal entendida

Por no hablar de los adictos a los filtros de densidad neutra. ¿No os parece que toda la fotografía de naturaleza que vemos en las redes es con filtros ND sí o sí? ¿Y que como se te ocurra colgar una foto sin el susodicho efecto nadie te quiere en las redes?

¿Y qué me decís del viaje a Islandia o en un plan más económico ir a las costas vizcaínas a fotografiar el mar como un espejo y las nubes como estelas? Desconozco a quién imitan, pero seguro que es a un fotógrafo pionero. Y reconozco que me encantaría ir a ambos lugares.

Creo que es maravilloso admirar a un fotógrafo hasta el tuétano o amar por encima de todas las cosas una técnica, pero lo importante en esta vida de fotógrafos que nos han dado es encontrar un estilo propio. Nunca lo conseguiremos haciendo lo que ya han hecho los demás. Y encima tan bien que te da envidia no haberlo hecho tú primero. La única clave para mejorar es encontrar nuestro camino.

11 pensamientos sobre “No copiar a los fotógrafos”

  1. El que copia lo bueno demuestra sabiduria e inteligencia, no recuerdo de quien es la frase pero se me quedo grabada.

  2. “Si hiciese lo que ya se ha hecho, sería un plagiador y me consideraría indigno; así que hago algo distinto y la gente me llama sinvergüenza. ¡Prefiero ser un sinvergüenza que un plagiador!” – Paul Gauguin (1848-1903)

  3. Cuanto razón………..no solo se dedican a copiar las fotos, y a veces hasta el mismo encuadre y motivo…….sino también los títulos de las obras…..y cuando llamas la atención algunos por esos motivos….no veas como se ponen y como te ponen en la red todos su acólitos……..Y para colmo mucha gente todavía te pregunta donde esta realizada tal o cual fotografía………y claro si no los desvelas o los llevas a esos lugares pierdes muchos “amigos” que jamas has tenido………………:( 🙁 🙁

  4. Buenas…
    Yo seguiría la frase si fuera como me suena y con el sentido que creo que tiene. Siempre la he oído con el sentido de inspiración. He intentado buscarla por las redes pero no la he encontrado. Muchas gracias por pasarte

  5. Enhorabuena por tu valentía y felicidades por tus posts. Por cosas como éstas merece la pena estar en las redes. Me siento muy identificada con el contenido. Hoy en día muchos portafolios fotográficos son réplicas de playas con hielos, auroras boreales, dunas en Marruecos, campos de lavanda y costas cantábricas con colores irreales, sin mencionar esos hayedos tan conocidos…..eso sí, hechos con sistemas de filtros super pro…y cuantos más filtros tengas más super crack!. Saludos Fer.

  6. Pero no nos olvidemos y cito “la imitación es la mas sincera adulación y es a través de ella que uno puede encontrar su camino”; no se de quien es pero se me quedó grabado en el coco la primera vez que la leí.

  7. Hago fotografía por hobby y prefiero decir “Estas cagadas son mías” que copiar a otro. Aunque eso me haga renegar contra jurados.
    Y, por otro lado, POR FIN ALGUIEN DICE LO QUE PIENSA DE LAS FOTOS “SEDOSAS”. Me tienen recanzado.

Deja un comentario