Eugene Smith Deleitosa

Eugene Smith en Deleitosa, ¿la misma cara de la moneda?

Es uno de los debates más polémicos de los últimos años en torno a la fotografía. Ya ha llegado a todos los medios los casos de manipulación digital de Steve McCurry, pero poca gente recuerda el caso de Eugene Smith en Deleitosa, donde el padre del ensayo fotográfico no dudo en teatralizar la realidad para conseguir mayor dramatismo.

Una de las frases más célebres de Eugene Smith, una de las figuras míticas de la fotografía del siglo XX es muy significativa para todo lo que vamos a ver a continuación:

Pongo tanta pasión y energia en mi trabajo fotográfico que, más allá del arte por el arte, prefiero saber que mis fotografías empujarán a alguien a la acción, a hacer algo para resolver algo.

Eugene Smith Deleitosa

El padre del ensayo fotográfico tenía muy claro que su trabajo servía para comunicar sus ideas y que era capaz de hacer cualquier cosa para conseguirlo. Cualquier cosa.

El caso de Steve McCurry

Estos días se está escribiendo mucho de la decepción que nos ha supuesto a muchos la realidad ofrecida por las fotografías de Steve McCurry. Detrás de ellas hay mucho trabajo de clonación para mejorar la composición de muchos de sus disparos. Un trabajo admirable que no es 100% fotográfico. Son así por un concienzudo trabajo de Adobe Photoshop.

Y en todo momento muchos hemos considerado que era reprobable sobre todo porque es un fotógrafo de la agencia Magnum, uno de los pilares del fotoperiodismo. Eso es lo que nos ha dolido a muchos. Porque nos hemos creído que lo que veíamos era real bajo el prisma de su mirada. Que era un dios que sacaba fotos perfectas.

Steve McCurry

 

La fotografía no deja nunca de ser una mentira o una verdad subjetiva, como lo que queramos ver. Al encuadrar decidimos qué es lo que queremos enseñar al público y lo que no. Y todo sin hablar del tipo de cámara, sensor, contraste, saturación… Y si ya pasamos al blanco y negro no hay nada menos parecido a la realidad. La fotografía siempre es una representación. Nunca es el mundo real.

Pero todo lo que hace un fotoperiodista está ahí, está pasando tal cual, con los límites del encuadre. Es la única manifestación que exige estar en el momento justo que suceden las cosas para poder hacerlo. Y aunque parezcamos ingenuos siempre hemos pensado así.

Y no es por dilapidar el trabajo de un mito, es porque ha jugado en la fotografía como si estuviera dopado, en una especialidad que se considera pura. Ya no te puedes creer sus disparos. Una cosa es hacer lo que puedes hacer con la ampliadora y otra cosa es quitar, borrar un personaje para mejorar ese instante que nunca pasó. Todo sería distinto si no nos hubiera vendido la realidad del fotoperiodismo en el que creíamos que trabajaba.

Eugene Smith en Deleitosa

Estos días Tino Soriano ha recordado este trabajo y hace años conozco la historia real detrás de las fotografías grancias a una clase magistral de José Manuel Navia, que nos abrió los ojos y nos hizo plantearnos muchas cosas.

Eugene Smith Deleitosa

Spanish Village es uno de los trabajos más poderosos de Eugene Smith, uno de los míticos fotógrafos de la revista Life y miembro de la agencia Magnum.

El gobierno de los EEUU iban a dar un préstamo de 100 millones de dólares al gobierno de Franco para la compra de fertilizantes. En este país veían al dictador como un freno del comunismo en Europa y estaban dispuestos a colaborar con él. Eran los años 50.

Pero muchos pensaban que ese dinero nunca iba a llegar a las manos de los españoles y que se iba a perder en las manos de las autoridades que demostraban día tras día que eran incapaces de hacer avanzar al país. Según las palabras de Eugene Smith:

Un préstamo por parte de los EEUU no hará sino apretar la mano que estrangula a los oprimidos.

Con esta idea recorrió España buscando un pueblo que reuniera las características que estaba buscando para dar forma a su ensayo fotográfico. Todas sus investigaciones en París le llevaron a recorrer más de 11000 km junto con su asistente y una traductora hasta encontrar un pueblo que reflejara las condiciones de vida de la gente común, tal como leyó en un texto de Gaspar Gómez de la Serna.

Eugene Smith Deleitosa

Deleitosa cumplió casi todas sus expectativas para dar forma a su ensayo fotográfico, forma de trabajar que se convirtió en su obsesión. Como dijo Enrica Viganó, comisaria de su exposición en España:

Para Smith, el núcleo de esta obsesión creativa consiste en transformar en imagen su verdad y en tener el proceso completo de comunicación bajo su riguroso control.

Bien, pues eso es lo que hizo en el periodo de tiempo que estuvo en el pueblo cacereño hasta que tuvo que huir por culpa del excesivo control de los falangistas. Sólo estuvo 19 días, desde el 8 junio de 1950, y retrató toda la vida de un pueblo. Como si hubiera estado varios meses.

Eugene Smith Deleitosa

Yo no soy hombre de campo, y lo que sé de esos años es por lo que me contaban mis abuelos y mis padres. Pero hay cosas que chocan en cuanto observas un poco las 17 fotografías finales que forman parte del reportaje de Life.

¿Cómo es posible que en sólo 19 días le diera tiempo a fotografiar la división del terreno para trillar, la siembra, el arado de la tierra y el aventado del grano? ¿Alguien de verdad se cree que en aquella época (y todavía hoy) una familia en la que haya una comunión no va a vestir a todos los miembros de punta en blanco? ¿Una comunión a mediados de junio? ¿Gente paseando por las calles del pueblo un mediodía al pleno sol de junio, en Cáceres?

Eugene Smith Deleitosa

Además hay testimonios actuales que cuentan cómo actuó el americano. Por ejemplo hizo fotos a una señora trabajando en el campo aunque no era su oficio, sacaba siempre del plano los cables de luz y obligaba a los niños a tirar la basura para luego fotografiarles recogiéndola…

A pesar de todo está considerado como uno de los mejores reportajes de la historia, aunque no consiguió su obejtivo principal, que era evitar que el gobierno de los EEUU colaborara con la dictadura. Todo lo que vemos es una teatralización de la realidad por parte del fotógrafo. Y es un símbolo de la España de entonces.

¿La misma cara de la moneda?

Después de conocer la historia de uno de los reportajes más importantes del siglo XX, podemos empezar a preguntarnos cosas cuando nos enfadamos tanto con el caso de Steve McCurry, yo el primero.

Uno está en los altares y a otro pretendemos bajarle de ellos. Uno montó el escenario para dar forma a sus ideas y otro acude al Photoshop para perfeccionar sus composiciones. Los dos buscan un mensaje, o al menos dar respuesta a su forma de ver el mundo.

¿Dónde está el límite de la fotografía? ¿Qué es la fotografía? ¿Qué está permitido y qué no? ¿Es mejor la fotografía pura o que la fotografía articule nuestras ideas? Es el inicio de un debate apasionante con miles de respuestas posibles.

Un pensamiento sobre “Eugene Smith en Deleitosa, ¿la misma cara de la moneda?”

Deja un comentario