El sinsentido de los archivos RAW de la agencia Reuters

La noticia saltó la semana pasada. La agencia Reuters pide a sus colaboradores que envíen únicamente las fotografías jpeg de la cámara con una edición mínima. Que se olviden de los archivos RAW. Todo en aras de la rapidez y la ética. Francamente, creo que no entienden nada.

Hace tiempo se estrenó una película que no tuvo mucho éxito, pero que los fotógrafos deberíamos ver una y otra vez. Me refiero a La vida secreta de Walter Mitty, de Ben Stiller. Da buenos consejos fotográficos y entre otras cosas, muestra un tremendo respeto por nuestra profesión o afición. Sin embargo hoy la recuerdo por la crítica feroz que hace de aquellos que se meten en historias que desconocen y no se esfuerzan lo más mínimo en aprender algo sobre lo que están trabajando. Si os acordáis, los nuevos jefes encargados de desmantelar la revista del protagonista son el ejemplo perfecto del prototipo de un ignorante con poder, convencidos de su hermosura pero sin un ápice de profesionalidad.

Estoy convencido que los que han propuesto el veto del formato RAW en la agencia Reuters son de todo menos fotógrafos, o a lo mejor son fotógrafos de la vieja escuela incapaces de reciclarse. Transcribo el mensaje original que han mandado a todos los fotógrafos:

Hola,

Comunico a nuestros colaboradores un cambio de política en todo el mundo .. En el futuro, por favor no enviar fotos a Reuters procesadas a partir de archivos RAW o CR2. Podéis disparar en RAW si quieren, pero al mismo tiempo en JPEG. Sólo envíenos las fotos que fueron originalmente JPEG, con un procesamiento mínimo (recorte, corrección de niveles, etc.).
Saludos,

Quien ha escrito estas líneas o no tiene ni idea de fotografía digital o le han forzado para escribirlo y parecer amable. O tal vez no sabe expresarse. O quizás el traductor de Google me haya hecho una mala jugada. Un fotógrafo digital no dice estas cosas.

De entrada iguala el formato RAW con la interpretación de Canon, que además es distinto según la cámara. Puedo entender que sea la marca de la agencia, pero los colaboradores no creo que tengan acceso total a dichos equipos. No creo que para ser colaborador freelance te exijan una marca en concreto. Si fuera así, apaga y vámonos.

El formato RAW es la base, y cada marca tiene su propia versión. Algo que se ha intentado estandarizar con el formato DNG, pero el problema es que cada sensor tiene su propia arquitectura, y es difícil de implantar (o al menos eso nos hacen creer en las ruedas de prensa). Por eso cada uno tiene su propio formato RAW y lo denominan de distinta forma: NEF, RAF

Raw de cámara

Reuters: esto es un RAW

La principal virtud de un RAW es precisamente que está crudo. Ahí dentro sólo hay lo que has hecho al elegir el enfoque y la exposición. No hay nada más. Es una mera sucesión de ceros y unos. Es una imagen latente, como la de la película clásica. Luego viene el trabajo del fotógrafo en el laboratorio (ordenador) para interpretar esa información. Y es aquí donde están todos los problemas, donde siempre han estado.

Jpeg de cámara

Reuters esto es un jpeg de camara

La hora de revelar (postproducir como gusta decir ahora) es crítica, y depende de la ética y de las presiones externas que tenga el fotógrafo en cuestión. Muchas veces todo depende del medio al que estén destinadas las copias. Para mi y muchos compañeros no es lo mismo publicar en un diario que en un semanario, por poner un ejemplo.

Puedes hacer una interpretación fiel de la información que ha recogido el sensor o modificarla notablemente. Como dicen en un concurso, una cosa es revelar y otra muy distinta es modificar la información.

El problema no son los archivos RAW

Sin embargo, ahora Reuters dice que para evitar caer en tentaciones sólo va a permitir el jpeg directo de la cámara. Todavía tengo dudas de tal afirmación. Quiero creer que es una pésima redacción o una mala interpretación de la decisión del consejo de la agencia.

Un jpeg es un formato comprimido. Pero además es un formato que interpreta -revela- la información que ha recogido la cámara según como esté configurada.

Un jpeg es un formato comprimido. Pero además es un formato que interpreta -revela- la información que ha recogido la cámara según como esté configurada.

Cuando la cámara saca un jpeg, realmente está revelando el archivo RAW original de la cámara aunque no permite acceder a él, salvo que elijas RAW+jpeg.

En los infernales menús de las cámaras puedes decidir el grado de compresión y el tamaño. Pero también el color, brillo, saturación, contraste, nitidez… Además de la temperatura de color, la gestión del mismo y por si fuera poco, el perfil de cámara que decide si sacar los colores más saturados de entrada, suavizar los tonos piel, magnificar los verdes… La cámara es un verdadero laboratorio andante que interpreta totalmente la realidad que tiene ante su lente.

Para resumir, el jpeg es un revelado del RAW hecho por la cámara en vez de por el fotógrafo. Es así de sencillo. Por lo tanto no deja de ser una tontería admitir sólo el jpeg de cámara para apostar por la ética de la realidad… Como los periódicos no dicen las cosas en función del color de sus portadas o de los gobiernos… Vamos a decir que la culpa es de los fotógrafos y de lo poco éticos que son.

Como los periódicos no dicen las cosas en función del color de sus portadas o de los gobiernos… Vamos a decir que la culpa es de los fotógrafos y de lo poco éticos que son.

Desde siempre, desde los orígenes de la fotografía, el negativo se ha interpretado para comunicar mejor lo que el fotógrafo quiere decir. El fotógrafo podía elegir blanco y negro o color, una marca de película, una papel de más o menos contraste, un revelador que de más acutancia o una mayor rango dinámico, etc… Y ahora se puede hacer lo mismo con el RAW. Siempre hemos hecho reservas y quemados para mejorar, que no inventar, la información del negativo. Y ahora es igual. Sólo que es más fácil (en teoría que no en la práctica) con la tecnología digital.

Otra cosa es inventar cosas que no ha sacado la cámara o directamente eliminarlas. Es algo que no está bien desde un punto de vista periodístico.

Como conclusión

Por poner el dedo en la llaga voy a contar una historia de uno de los maestros del fotoperiodismo: Eugene Smith. Su famosos trabajos no serían admitidos hoy por la agencia Reuters. Y si le dieran un premio tendría que rechazarlo bajo el prisma de la hipócrita ética de hoy en día que apoya dicha agencia.

Cuando llegó a Deleitosa, para documentar cómo era la situación del pueblo bajo la dictadura franquista, fotografió a los habitantes en mil actividades distintas. Pues a poco que conozcas la vida de los pueblos en aquellos años sabes que la época de las comuniones no coinciden con la época de la siega, o que a las tres de la tarde del verano nadie en su sano juicio pasearía por las calles con su burro… Todo ese reportaje está escenificado. Nada es verdad. Incluso en la imagen del sepelio una de las mujeres tiene los ojos modificados para que no se vea que mira directamente a la cámara… Por no hablar del preciosismo del revelado…

Dicho reportaje está considerado como una de las cumbres del fotoperiodismo, y consiguió concienciar al mundo sobre la situación de un pueblo oprimido por la dictadura. Pero no es verdad, es una interpretación. Eugene Smith hoy sería despreciado y no podría trabajar en ninguna respetable agencia de fotografía.

¿No estamos un poco locos? ¿De verdad la agencia no está mirando el dedo del sabio en vez de la luna a la que señala? ¿No estáis hartos de que se considere a la fotografía como estandarte de la verdad cuando no es otra cosa que la interpretación de cada uno de la realidad y por lo tanto puede estar equivocada? Si está bien hecha siempre puede ser un motivo de reflexión. Y esto creo que es lo verdaderamente grande la de la fotografía. No echen la culpa al RAW.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.