Fotografía de Lou Reed

Dos años sin Lou Reed, el cantante fotógrafo

Hoy hace dos años que murió el gran Lou Reed, el fundador de la Velvet Underground, uno de los grupos de música de la historia. Y como tantos artistas, le encantaba ir con la cámara a cuestas durante sus giras y en su tiempo libre.

Hace tres años pasó por España, suspendió un concierto como protesta por la situación económica y política de este país (aunque muchos alegaron otros motivos) y expuso en el Matadero 32 fotografías. La rueda de prensa fue extraña y tormentosa, como todo lo que tenía que ver con su forma de ser. Se retrasó tres cuartos de hora y cuando empezó, la paró 20 minutos porque quería que los periodistas se fijaran bien en su trabajo. No creo que semejante comportamiento se le hubiera tolerado a cualquier artista de la tierra. Pero es que era Lou Reed, autor de temas como Walk on the Wild Side o A perfect day

Fue muy curioso que cuando terminó la rueda de prensa y empezaron las entrevistas, todas cortas, sin sustancia y con una actitud distante y cortante, lo único que le interesaba a Lou Reed era hablar con el fotógrafo que acompañaba a cada periodista para conseguir todo tipo de información técnica: la obturación, los diafragmas y una serie de temas que parecen más propios de un aficionado que de un fotógrafo que ha podido exponer en medio mundo.

Según dicen, uno de los más grandes músicos que podemos escuchar, no tenía reparos en reconocer que no era más que un alumno de la fotografía. Él tenía la suerte de poder escuchar y preguntar a cualquiera de los grandes, que se morían por tener una charla con uno de los músicos más influyentes de la historia.

Parece mentira, que uno de los grandes revolucionarios por sus canciones, sus actuaciones y su actitud punk, rechazaba y veía con malos ojos la filosofía de la fotografía digital. No entendía que alguien pudiera disparar 200 veces para elegir sólo una imagen. Y presumía de que sus disparos no habían Photoshop. Le gustaba la nueva tecnología, pero renegaba de su mal uso.

Como no, muchas de sus imágenes versan sobre Nueva York, pero también sobre el paisaje de las ciudades que visitaba tras los conciertos. En una ocasión llegó a jugar con la fotografía infrarroja, pero siempre volvía al color y al blanco y negro. No se puede decir que fuera un gran fotógrafo, ni que sus fotografías reflejaran el mundo duro, cruel y retorcido de sus canciones y forma de ser. No parecen estar hechas por un tipo duro. Por ejemplo, en una exposición de Roma expuso los amaneceres de su ciudad alrededor del río Hudson, y en su último trabajo presentado en Madrid, había retratos de gente que le emocionaban por su buen corazón.

Pero como todo gran creador, supo rodearse de los mejores, y en sus incursiones en el mundo del cine, se junto con Ralph Gibson, uno de los grandes fotógrafos actuales, para hacer un documental sobre su prima de cien años, que vivió las dos guerras mundiales y fue una importante activista.

Hoy ya sólo nos quedan su inolvidable música y sus personales fotografías. Pero creo que salvo unos pocos amantes de la fotografía sólo será recordado por sus grandes temas, jamás por sus cuestionables fotogramas. Me imagino que a él no le importaría en absoluto.

0 pensamientos sobre “Dos años sin Lou Reed, el cantante fotógrafo”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.