Philippe Halsman en CaixaForum

Philippe Halsman, el fotógrafo de la diversión

Hasta el 26 de marzo de 2017 tenemos la oportunidad de ver en CaixaForum Madrid, la exposición Philippe Halsman ¡Sorpréndeme! Una excelente ocasión para descubrir al fotógrafo de la diversión.

Philippe Halsman tiene algunas de las fotografías más conocidas de la historia. Pero su figura no es conocida por el gran público, pero es uno de los fotógrafos más importantes del siglo XX. Su mirada es un reflejo de su forma de entender la vida: trabajar sin cesar, investigar sin descanso y disfrutar sin parar.

Philippe Halsman en CaixaForum

Henri Lartigue está reconocido como el fotógrafo de la felicidad. Y Philippe Halsman debería ser declarado el fotógrafo de la diversión, pues a través de sus imágenes nos descubrió que en la vida, a pesar de todo, tenemos que ser capaces de reír.

La biografía

Nació en 1906 en Letonia. En 1924 se matriculó para formarse como ingeniero eléctrico. Pero la vida le golpeó fuerte en 1928, cunado fue acusado injustamente de ser responsable de la muerte de su padre en una ruta por el Tirol austriaco.

Por culpa del antisemitismo reinante le condenan a 10 años de cárcel, pero gracias al apoyo de intelectuales como Albert Einstein, Thomas Mann o Sigmund Freud, logra llegar a París en 1931, donde empieza su relación con la fotografía. Siempre París.

En 1935 se registra de forma oficial como fotógrafo y empieza a trabajar para las grandes revistas del medio, como Vogue o Harper´s Bazaar. Y logra su primera exposición en 1936.

Por culpa de la guerra tiene que huir en 1940 a Nueva York con la ayuda de Albert Einstein. Siempre Nueva York. Allí conocerá a Salvador Dalí, relación que durará hasta la muerte del pintor.

Philippe Halsman en CaixaForum

En Estados Unidos labra su carrera, consiguiendo más de 100 portadas de la revista Life. Y desarrolla sus grandes proyectos. Y por supuesto entra en la agencia Magnum de la mano de David Seymour.

Murió el 25 de junio de 1979, unos días después de una retrospectiva en el International Center of Photography de Nueva York que recorrerá Estados Unidos hasta 1988.

Philippe Halsman ¡Sorpréndeme!

La muestra ha sido organizada por la Obra Social ”la Caixa” y producida por el Museé de l’Elysée de Lausana, en colaboración con el Philippe Halsman Archive de Nueva York. Antes de su llegada a CaixaForum Madrid, ha pasado por el Musée de l’Elysée, el Jeu de Paume (París), el Kunsthal (Rotterdam) y CaixaForum Barcelona.

Philippe Halsman en CaixaForum

Es increíble la cantidad de material disponible que podemos ver en la exposición. Y todo para entender el trabajo de un fotógrafo que ante todo, por su formación de ingeniero, tenía una técnica envidiable que le permitió crear imágenes inolvidables en las que los retratados participaban activamente.

Es imposible hacer cualquiera de sus trabajos sin la complicidad de Dalí, Marilyn Monroe, Louis Armstrong, Muhamad Alí, Sammy Davis Jr, Woddy Allen, los duques de Windsor, David Seymour, Weegee… y cientos de personalidades más. Su intención era clara:

Hago muchos retratos y me los tomo muy en serio. Intento capturar la esencia del modelo, buscando la verdad y huyendo de cualquier artificio. Mi objetivo es producir una fotografía que pase a la historia como imagen definitoria de esa persona, de manera qeu cuando se invoque a alguna gran figura del pasado la gente imagine un retrato hecho por mi cámara y ojo.

Qué vamos a ver

Una de las joyas de la exposición, y que por sí solas bastarían para llevar al público, son las hojas de contacto y los apuntes originales de Halsman.

Es increíble ver las anotaciones en la hoja de contactos de una de las sesiones más famosas, Dali atomicus. Hoy sería impensable realizarla de semejante forma. Veintiséis disparos saltando, lanzando gatos y agua  hasta conseguir la mejor combinación.

Philippe Halsman en CaixaForum

Pero también podemos ver muchas hojas de contacto de sus trabajos con Jean Cocteau, con la maravillosa Monroe, con músicos, políticos, cantantes, actores, fotógrafos e intelectuales. Y lo que pasa siempre. Cualquier disparo es prácticamente perfecto.

A lo largo de la exposición descubriremos los siguientes ámbitos:

  • París en la década de los treinta, donde veremos sus inicios surrealistas.
  • Retratos de todas las personalidades que posaron con él.
  • Puestas en escena, un espacio donde ver algunos de sus proyectos, que terminaron en libros, más importantes.
  • Halsman/Dalí, el lugar donde nos encontraremos la relación artística entre el pintor y el fotógrafo.

Y los que no conozcan su figura, o recuerden algunas de sus obras maestras, se encontrarán de frente con el corpus de un innovador, de un adelantado a su tiempo que fue capaz de buscar nuevas formas de expresión con su cámara y una imaginación portentosa. Nadie sabe qué hubiera hecho con un ordenador en sus manos.

Philippe Halsman en CaixaForum

Y aunque me cuesta ver las fotografías inventadas por los ordenadores, pues desvirtúan la visión pura, tengo que reconocer que el trabajo de Philippe Halsman me ha recordado que si la idea es buena, qué más da las herramientas utilizadas.

La exposición la podemos ver hasta el 26 de marzo en CaixaForum Madrid, en el Paseo del Prado 36. De lunes a domingo de 10 a 20 horas. La entrada cuesta 4€, salvo que seas cliente de la Caixa. Si quieres sorprenderte con una exposición no debes perdértela.

Un pensamiento sobre “Philippe Halsman, el fotógrafo de la diversión”

Deja un comentario