La trilogía de Ansel Adams

La trilogía de Ansel Adams es la fuente del saber de uno de los fotógrafos más importantes del siglo XX. Si querías conseguir el mejor blanco y negro tenías que tener los tres libros: La cámara, El negativo y La copia. Aunque parece que hoy han perdido su sentido práctico, siguen siendo una lectura fundamental para cualquier fotógrafo.

Ansel Adams es lo más parecido a un fotógrafo místico. Tenía conciencia de estar haciendo algo grande y profundo con sus trabajos. De hecho, tuvo una inspiración divina cuando fotografiaba uno de los rincones más famosos del parque nacional de Yosemite.

Delante de la montaña tuvo una visión, que le llevó a formular el conocido y complicado sistema de zonas, el primer gran método de exposición. Gracias a él, los americanos empezaron a apreciar la riqueza de sus recursos naturales. Sus grandes paisajes, realizados con enormes cámaras de placas, son un referente aún hoy en día y una continua fuente de inspiración.

Ansel Adams

Aunque era respetado y conocido por algunos de los fotógrafos más importantes como Paul Strand o Edward Weston -con los que fundó, entre otros, el famoso grupo f64– estaba lleno de deudas, por lo que tuvo que trabajar como fotógrafo comercial, pero también como profesor. Y gracias a la necesidad, tenemos la suerte de poder leer hoy una auténtica enciclopedia técnica que no ha sido superada. Y siento decir que todavía no hay equivalente en el mundo digital.

Los tres libros analizan, estudian y explican todo lo referente a la fotografía. Si entendías y aplicabas todo lo que viene en estos libros tenías -tienes- la posibilidad de ser un maestro en fotografía tradicional. El problema es, era, el gran desembolso que había que hacer para experimentar y conseguir emular al maestro. Pero sacrificando alguna salida con los amigos y aprovechando al 100% el material podías llegar al menos a la suela del zapato del maestro, lo que suponía estar por encima de la media.

Ansel Adams

Una de las lecciones más importantes que podemos sacar de la lectura de los tres libros, es el concepto de la visualización, que Ansel Adams ideó a raíz de los pensamientos de otro grande, Alfred Stieglitz. El dueño de la mítica galería 291 de la Quinta Avenida de Nueva York, donde expusieron casi todos los fotógrafos míticos, dijo:

Cuando encuentro algo que me emociona veo la imagen en el ojo de mi mente. Entonces hago una fotografía. Y te la doy como un equivalente de lo que vi y sentí.

A partir de este principio surge la visualización, definida por Ansel Adams como:

Un proceso consciente que consiste en proyectar en la mente la imagen fotográfica final antes de dar los primeros pasos para fotografiar realmente al sujeto.

Esta definición, que parece sacada de un aburrido congreso de abuelos octogenarios y nostálgicos, es la clave fundamental para conseguir sacar adelante nuestro propio estilo, ya seamos reporteros de guerra o estemos especializados en fotografías de gatitos para colgarlas en internet. Sin estilo, no somos nadie, y si no estamos pendientes de la visualización, nunca saldremos del montón. A lo sumo haremos fotos bonitas para las redes sociales.

Cómo es la trilogía de Ansel Adams

Los tres libros están escritos para llevar a buen fin dicho concepto. Así, aunque son libros técnicos en esencia, todos los consejos que podemos leer los podemos aplicar en un mundo fotográfico enteramente digital. Por ejemplo, no tiene sentido aplicar el sistema de zonas en Photoshop, pero sí que se puede idear un sistema que consiga lo mismo que buscaba el famoso método: una copia perfecta.

El sistema de zonas nos permite relacionar varias luminancias de un sujeto con los valores de gris del negro al blanco que visualizamos para representar a cada uno en la imagen final.

Cada uno de los libros habla de lo indicado en el título. Así, descubrimos cómo manejar las cámaras clásicas (lo digital era una idea entonces cuando se escribió en 1981) y entendemos el complejo mundo de los objetivos en La cámara. En El negativo vemos cómo exponer para conseguir el mejor original posible. Y por último, en La copia leemos las técnicas para conseguir el mejor positivo posible.

No creo que hoy sea fácil conseguir la trilogía en las librerías, pero si rebuscamos en internet o en las librerías de segunda mano, seguro que podemos disfrutar de la sabiduría de un genio como es Ansel Adams.

Un pensamiento sobre “La trilogía de Ansel Adams”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.