Alberto García Alix

El horizonte de Alberto García ALix

Hoy se ha presentado en Madrid la última exposición de Alberto García Alix, Un horizonte falso. En La Principal de Tabacalera podemos ver hasta el 10 de abril de 2016 los nuevos rumbos del fotógrafo motero por excelencia.

Para los que no conozcáis La Principal de Tabacalera hay que decir que es una de las salas más impresionantes de Madrid, a la altura de las del Matadero. Todo está viejo, abandonado, arrastrado por el tiempo pero totalmente vivo. Y el trabajo de García Alix ha encontrado la horma de su zapato en este lugar de cuento romántico del siglo XIX. Como pasó con el trabajo de Gervasio Sánchez.

Es uno de los fotógrafos más conocidos del panorama nacional. Es conocido incluso por los que no ven exposiciones fotográficas. Está a la altura de Cristina García Rodero o Isabel Muñoz. Y no puede ser más distinto a ellas, al menos en lo que respecta al estilo.

Ya es un viejo rockero de los que nunca morirán. Siempre ha sido fiel a su forma de pensar, a su forma de ser. Y a pesar de todo es uno de los pocos artistas consagrados que ha evolucionado y ha llevado su obra un paso más adelante.

Alberto García Alix
Crucifixión_2012

En Un horizonte falso no vamos a ver su vida. Definitivamente ha abandonado retratar su historia, si es que alguna vez hacer una foto no ha sido escribir tu propio diario. Ya no vemos a sus amigos de la carretera, a las prostitutas italianas con las que se acostó una noche en Venecia. Eso ha pasado ya. Ya no habla de la pura vida, como creo recordar que tiene tatuado en su piel. Es un nuevo paso entre la realidad y la ficción. Estamos viendo su forma de pensar.

La fotografía de Alberto García Alix, la escritura y el vídeo

Esto es una de las cosas que ha evolucionado el mensaje del fotógrafo motero que nos hacia soñar con sus disparos directos al estómago. Ha cambiado la puta realidad de los vencidos que sólo con mirarse se reconocen con fotografías de pájaros crucificados y sombras chinescas desde la moto acompañadas de versos.

Alberto García Alix
Reverberación en cera_2012

A él le encanta escribir, adornar con poesía sus imágenes. Y parece que le ha absorbido de lleno esta vez. Ya no hay historias personales, sólo el pensamiento adornado por las palabras. Sus títulos dicen más de lo que quieren contar sus fotos. Ya no es solamente un fotógrafo, es algo más.

Lo mismo pasa con el vídeo. Toda la exposición se articula en torno a un vídeo que se convierte en el eje del proyecto, a través del cual nos sumerge en una narración en primera persona. Desde hace tiempo no puede dejar de contar con imágenes en movimiento.

Toda la exposición se articula en torno a un vídeo que se convierte en el eje del proyecto, a través del cual nos sumerge en una narración en primera persona.

Ahora la escritura es lo que más le gusta, si atendemos a las respuestas que ha dado hoy a los periodistas. Y el vídeo le permite jugar y disfrutar con el fenómeno de la narración.

Es algo que a muchos seguidores fieles les puede gustar. A otros nos cuesta entrar en ese mundo cerrado en el que las imágenes desenfocadas necesitan ser aclaradas con palabras, oscuras y rotas como su voz, una de sus señas de identidad.

Para terminar

Me ha costado adentrarme en la nueva propuesta de García Alix que se venía barruntando desde hace tiempo. Algunos lo sitúan en los años que pasó en París y que culminó en una retrospectiva en el Reina Sofía. Él no nos lo ha querido contar. No puedo decir que no me haya gustado, pero sí que he echado de menos los tiempos pasados de un autor que es una referencia para muchos.

Alberto García Alix
Triste rostro de melancolía_2014

Por fortuna, a lo largo de los más de ochenta positivos que han pasado por las manos de Castro Prieto, he podido ver la esencia del que yo creo que es su estilo, los retratos crudos de sus amigos, amantes y mujeres. No he podido dejar de mirar a la mujer embarazada que nos contempla al fondo de una sala.

No es una exposición para llevar a los niños, ahora que de nuevo se acuerdan de ellos. O a lo mejor sí y se les puede explicar muchas cosas. Como siempre depende de nuestra forma de mirar y entender las cosas. Y García Alix es libre de contarnos lo que quiera como quiera. Él ya se lo ha ganado.

Alberto García Alix
Francis_2007

Es una exposición que dará mucho que hablar y seguro que traerá polémica, desde los defensores acérrimos hasta enemigos exaltados. Lo bueno es que en este caso todos terminaremos en un bar llorando por aquella chica que no nos quiso besar aquella noche.

Mención aparte merece el catálogo, un libro envuelto en terciopelo negro sin prólogo ni presentaciones vacuas. Sólo pequeños versos que nos cuentan las fotos hasta el final. Imprescindible si te quieres adentrar en el nuevo mundo oscuro de Alberto García Alix.

Y no os olvideis, hasta el 10 de abril en La Principal. Tabacalera en calle Embajadores 51, Madrid. Abierto todos los días salvo los lunes.

2 pensamientos sobre “El horizonte de Alberto García ALix”

  1. Me parece que das una gran y sincera visión de la nueva exposición de García-Alix. Después de leerte no hay más remedio que ir a verla. Y efectivamente el Matadero y la Tabacalera son, afortunadamnete, dos fantásticos espacios salvados donde el contenido y el continente se complementan.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.