Donostia San Sebastián

Un día de mucho viento, lluvia intermitente, y esa señora sentada en un banco, con los pies en alto, sin moverse, tan a gusto mirando el mar. Qué poco hace falta para ser feliz. A mi ni me faltaba la cámara.

Un pensamiento sobre “Donostia San Sebastián”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.