Archivos de la categoría Análisis

Prueba: Nikon DF

La Nikon DF es una de las cámaras que más ha llamado la atención desde que salió, hace más de un año. Pero parece que ha perdido todas las miradas en este tiempo. Gracias a un alumno, he podido probarla durante unos días para descubrir sus muchos encantos y su gran problema.

Sigue leyendo Prueba: Nikon DF

El sistema Micro Cuatro Tercios

La semana pasada, en la escuela de fotografía EFTI, presentaron la nueva Olympus OM-D E-M5 Mark II, de la mano de Fernando Marcos, fotógrafo con el World Press Photo 2001, uno de los referentes mundiales de fotografía escénica. Y empecé a comprender por qué el sistema Micro Cuatro Tercios es el sistema digital por excelencia, el único que no depende de una herencia que ha quedado obsoleta.

Sigue leyendo El sistema Micro Cuatro Tercios

Prueba Sigma 50 mm f1.4 DG HSM “ART”

En FERFOTOblog voy a seguir con las pruebas de diversos productos relacionados con la fotografía. Creo que es la mejor forma de dar a conocer cámaras, objetivos (como este  Sigma 50 mm f1.4 DG HSM “ART”) y demás accesorios para que todos conozcamos mejor ese objeto de deseo que queremos a toda costa o necesitamos a cualquier precio. Por supuesto que sólo será una opinión, pero espero que merezca la pena contar con ella.

Sigue leyendo Prueba Sigma 50 mm f1.4 DG HSM “ART”

Con una cámara de formato medio en las manos

El otro día fui a una demostración del respaldo Phase One IQ250 de formato medio, con un sensor CMOS de 33×44 mm y 50 Mp, que se puede acoplar a la Phase One 645DF+ ( y a las Hasselblad, Mamiya y Contax compatibles), una cámara con el aspecto de un réflex que nos hará plantearnos muchas cosas. Es una forma distinta de entender la fotografía que a muchos nos gustaría conocer más a fondo.

Phase One IQ250
Phase One IQ250

En los tiempos clásicos, cuando comprábamos películas y no tarjetas, existían unos carretes para cámaras de formato medio, los 120 o 220, según la longitud de película que albergaba en su interior y que permitían hacer 10 o 20 disparos, según el modelo que tuvieras. Yo juguetee con una Lomo rusa, la famosa Lubitel 166. Con el tiempo encontré en un antiguo mercado mexicano una maravillosa RolleiFlex, como la de Richard Avedon y también tuve en mis manos la Pentax 67. El formato medio es mi asignatura pendiente.

En la vorágine digital parecía que dicho formato estaba condenado a desaparecer. Pero no fue así. Enseguida los fabricantes se pusieron a trabajar y sacaron adelante una serie de modelos con una gran virtud y un enorme problema: la calidad de imagen dejaba atrás a cualquier modelo con un sensor más pequeño (¿veis como no tiene sentido hablar de formato completo cuando nos referimos a cámaras con sensores de 24×36 mm?); pero al ser CCD -entre otros motivos- era imposible subir la sensibilidad más allá de los 400 ISO.

Los nuevos respaldos de formato medio

El concepto de respaldo es algo habitual en el mercado de los grandes formatos. Antes tenías tres o cuatro respaldos cargados e ibas cambiando según terminabas la película. Hoy en día te compras una cámara compatible con los respaldos digitales y ya tienes cámara nueva según se van actualizando. Esto es algo que pocas cámaras más pequeñas hacen. Que yo sepa sólo la muy interesante y desconocida para el gran público Ricoh GXR funciona de una forma similar que no igual.

El respaldo IQ250 de Phase One es de los primeros de formato medio que lleva un sensor CMOS que permite disparar con altas sensibilidades. Si no me equivoco la primera cámara de formato medio con esta tecnología fue la Pentax 645Z. Y pronto vendrán más.

6400 ISO
6400 ISO al 100%

La limitación de la sensibilidad no era un problema para la mayoría de los fotógrafos que las usaban, pues al ser una cámara de estudio que se maneja la mayoría de las veces con un trípode y mucha luz artificial, un ISO alto no era una prioridad. Pero bienvenido sea. A lo mejor estas cámaras empiezan a salir más del estudio y se sorprenden ante la luz natural…

La prueba con el IQ250

En Camera-Studio, uno de los platós más interesantes y completos que podemos encontrar en Madrid (con flashes ProFoto y equipos PhaseOne, entre otros), Sara Sapetti nos preparó un sencillo bodegón con el que pudimos comprobar las bondades de estos equipos de formato medio.

Estamos hablando de una máquina de más de 20000€ y algo tienen que tener para costar semejante cantidad de dinero. Estuve sólo una hora con ella, pero lo que vi y comprobé me basto para entender semejante asalto a nuestra cuenta bancaria:

Detalle al 100%
100 ISO al 100%
  1. La resolución de sus archivos es impresionante. Cada RAW pesa lógicamente 50 Mb. Los píxeles del sensor Sony de 33×44 mm miden 5,3 micrones y generan un nivel de detalle tan alto que muchas veces los fotógrafos se ven obligados a bajar en postproducción la nitidez para evitar que las pieles declaren sus defectos más escondidos. Hay que verlo para creerlo. No podemos olvidar que si abrimos un archivo RAW como TIFF de 16 bits tendremos entre manos una fotografía de 300 Mb.
  2.  Gracias a sus 14 pasos de rango dinámico o intervalo tonal, o sus 16 bits reales, puede decirse que da igual sobrexponer la imagen, pues podemos recuperar detalle y color en una fotografía que esté hasta cuatro pasos sobrexpuesta. Es decir, de un archivo blanco como la leche se puede sacar detalle con calidad. Algo impensable para cualquiera de nuestras cámaras.
Cuatro pasos de sobrexposición
Cuatro pasos de sobrexposición y la recuperación

Tiene muchas más cosas, como una excelente pantalla Liveview, wireless, puertos USB 3,0, conectividad con los productos Mac, etc… Muchas las miraremos desde el escaparate y soñaremos con ellas (o las alquilaremos). No podemos olvidar que hoy por hoy son las mejores cámaras que podemos encontrar en el mercado. Otra cosa es que realmente las necesitemos si nos conformamos con las fotos del móvil…