LR revelada

Adobe vs Canon, ¿quién revela mejor el RAW?

Hace unos pocos años escribí un artículo sobre un duelo entre Adobe Lightroom 4 y Digital Photo Professional 3 (DPP), Adobe vs Canon (hoy perdido). Aunque parezca mentira, el ganador fue el casi desconocido programa de Canon. Hoy el combate es entre la versión 5 de Lightroom -a punto de desaparecer- y la nueva versión 4 del Digital Photo Professional. Y la verdad que sorprende el nuevo resultado.

La idea no es hacer una comparativa entre reveladores RAW, pues podemos encontrar en internet pruebas muy interesantes que resuelven todas las dudas. Lo que quiero demostrar es si interesa la pena comprar un programa de Adobe o conformarnos con el que nos ofrece el fabricante.

El gran problema del formato RAW

Uno de los grandes problemas de la industria fotográfica es la proliferación de los distintos formatos RAW. Tantos como cámaras con dicho formato hay en el mercado. Prácticamente cada cámara tiene su propio formato RAW. ¿Por qué? Muchos pensábamos que era una conspiración de las empresas para obligarnos a cambiar todo nuestro material cada vez que comprábamos una cámara nueva. Que era culpa del capricho que tienen los de arriba de tocarnos el bolsillo cada dos por tres. Que no cuesta nada crear un formato RAW estándar, que ya existe, de hecho, que se llama DNG.

Pero las cosas no son así, tan sencillas. Cada cámara es un mundo. Son años de producción, desde el diseño del cuerpo hasta el ensamblaje de su corazón, que no es otra cosa que el sensor. Canon, Nikon, Sony, Panasonic… dedican gran parte de su esfuerzo a mejorar el resultado final de la imagen, que es al fin y al cabo lo que importa. Los sensores son muy distintos unos de otros. Algunos tienen mejor respuesta que otros. Y cuando disparamos en RAW tenemos sólo datos numéricos, valores de luminosidad que no han pasado por el procesador de la cámara. Y he aquí el problema: el código RAW. Esa información es propiedad de las marcas que la crean. Y nunca la dan completa. Hay un motivo comercial: quieren que la gente utilice sus programas. Siempre se quedan con un as en la manga para hacernos creer que sus programas funcionan mejor. Y no es que funcionen mejor, es que tiene todos los datos. Es como si en un puzzle de mil piezas el creador sólo diera las últimas tres piezas, por ejemplo, si te comprometes a enmarcarlo en una tienda de su propiedad.

No es que Digital Photo Profesional sea mejor que Adobe Lightroom, es que juega con ventaja. Y lo mismo pasa con Capture NX-D de Nikon, o Image Data Converter de Sony, o Silkypix Developer Studio de Panasonic… Son programas muy básicos, aunque en las últimas versiones han mejorado mucho, que sirven para revelar los archivos de su marca, única y exclusivamente.

Si queremos hacer más cosas, tendremos que pasar a los programas de Adobe. Pero el punto de partida será el mejor posible. Y esto es lo importante. En el mundo profesional, tanto fotógrafos como retocadores tienen un método de trabajo que empieza con el revelado del archivo en el programa de la misma marca que la cámara. Y luego envían el archivo resultante a Photoshop.

La prueba

Ahora voy a hacer la prueba con un RAW de Canon. Lo voy a revelar con Adobe Lightroom 5 y con Digital Photo Profesional 4, actualizados a sus últimas versiones. Primero muestro las dos fotografías que he usado sin ajuste alguno, para ver cómo las ven los programas.

LR sin retocar
LR sin retocar

Luego hago un revelado a fondo en ambos programas. Busco la mayor gama tonal, corregir todos los problemas ópticos de los dos objetivos utilizados, el EF 35mm f2 y el EF 24-105 f4L, y el ajuste óptimo del equilibrio de blancos para conseguir el mejor aspecto posible. Luego abro ambas versiones en Photoshop para poder comparar los resultados.

LR revelada
LR revelada

El peso y el tamaño de todas las copias es idéntico: 5616×3744 y 120 Mb por ser archivos TIFF a 16 bits. No hay ventajas entre un programa u otro en este aspecto. Nadie saca más información que la que hay.

DPP revelado
DPP revelado

En la prueba pasada, la definición, resolución más acutancia, era mucho mayor en los archivos procesados con Digital Photo Professional. La diferencia era como de la noche al día. Personalmente me dejó noqueado desde el punto de vista profesional, claro está. Empecé a entender por qué muchos fotógrafos de renombre preferían pasar los archivos por este programa antes de rematar las fotografías en Adobe Photoshop.

Sin embargo, a marzo de 2015, las cosas han cambiado y mucho. El motor de revelado de Adobe Lightroom, el mismo que el de Adobe Camera RAW, gana por goleada al programa de Canon.

Prueba-revelado-II
Prueba-revelado-II

La diferencia entre los archivos vírgenes -con todos los parámetros a cero- es impresionante. Adobe ha conseguido superar, con todas las limitaciones, al programa de Canon.

Y si nos fijamos en los archivos revelados a fondo, las diferencias siguen siendo llamativas, aunque a menor escala. Las correcciones ópticas han acercado los resultados finales, pero creo que la balanza sigue en el lado de Adobe.

Conclusión

Hace dos años las cosas no eran en absoluto así. Merecía la pena aprovechar los programas originales y no confiar nuestros archivos a terceros. Y de hecho sé que muchos fotógrafos de renombre así lo hacían.

Prueba-revelado-I
Prueba-revelado-I

En definitiva, creo que queda demostrado que el nuevo motor de Adobe consigue mejores resultados. Además es más rápido y permite revelar los archivos de todas las marcas. Hay que partir del mejor original posible. Y hoy por hoy, el programa americano consigue procesar mejor la información de los sensores Canon. A vosotros os toca decidir. Otro día ya probaré con otros programas.